02 dic 2020

Ir a contenido

La noche de Barcelona, por convicción o por agotamiento, se ha entregado al toque de queda. La pandemia ha castigado demasiadas veces a su lado más canalla y este ha terminado por doblegarse. El miedo al contagio, las medidas de distanciamiento social, la mascarilla, las limitaciones de aforo, el coto a las discotecas, el cierre de los bares y ahora la prohibición de circular por la calle a partir de las 22.00 horas. En la segunda noche, la ciudad ha cumplido escrupulosamente con el encierro nocturno decretado para contener el repunte de coronavirus. Ni sexo, ni drogas, ni Rock and roll.

La noche de Barcelona se entrega al toque de queda (leer noticia)