Ir a contenido

El penúltimo informe PISA –el sistema de evaluación internacional a estudiantes de 15 años- dio pie a un optimismo moderado. Tras años y años de resultados decepcionantes, en 2016 la escuela española parece que empezaba a salir de la mediocridad. Por primera vez, la ‘nota’ de comprensión lectora estaba por encima de la media de la OCDE mientras que en ciencias se queda justo en la media y en matemáticas, por debajo (pero muy poco). El dossier de este año indica que el nivel ha bajado. Poco, pero ha bajado. El estudio también indica que el clima de disciplina en las aulas dista mucho de ser ideal. Eso sí, hay dos datos positivos: los jóvenes españoles sufren menos 'bullying' y están más satisfechos con sus vidas.

Los alumnos españoles bajan en ciencias y matemáticas en el informe PISA (leer noticia)