Ir a contenido

'RANKING' INTERNACIONAL DE ENSEÑANZA

Los alumnos españoles bajan en ciencias y matemáticas en el informe PISA

"Es hora de que abordemos la reforma de los temarios", asegura el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana

Olga Pereda

Estudiantes de cuarto de ESO en las pruebas de competencias básicas del pasado febrero, en el instituto La Llauna de Badalona. / FOTO: RICARD PADRIQUE / VÍDEO: EFE

El penúltimo informe PISA –el sistema de evaluación internacional a estudiantes de 15 años- dio pie a un optimismo moderado. Tras años y años de resultados decepcionantes, en 2016 la escuela española parece que empezaba a salir de la mediocridad. Por primera vez, la ‘nota’ de comprensión lectora estaba por encima de la media de la OCDE mientras que en ciencias se queda justo en la media y en matemáticas, por debajo (pero muy poco). El dossier de este año indica que el nivel ha bajado. Poco, pero ha bajado. El estudio también indica que el clima de disciplina en las aulas dista mucho de ser ideal. Eso sí, hay dos datos positivos: los jóvenes españoles sufren menos 'bullying' y están más satisfechos con sus vidas.

El informe refleja que los estudiantes españoles tienen un menor rendimiento en ciencias respecto al 2015 (de 493 a 483). En matemáticas también han bajado (de 486 a 481). En ambas materias, los alumnos españoles están por debajo de la media de la OCDE. Los datos de lectura -la tercera asignatura que se evalúa- no se han hecho públicos después de que el organismo internacional detectara anomalías. Una vez constatado que España sigue por debajo de la media de países de la OCDE, ¿cuál es el siguiente paso? El secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, lo tiene claro. Primero, reflexionar sobre las cifras. Segundo, revisar de inmediato el modelo curricular. "Es hora de que abordemos la reforma de los temarios. Lo abordaremos en cuanto haya Gobierno".

La 'ley Wert'

Tiana ha presentado esta mañana los datos del informe PISA, realizado en 2018 en 79 países (los 37 que integran la OCDE y otros 41 estados asociados). En España, realizaron las pruebas más de 35.000 estudiantes de colegios públicos y privados, la mayoría de los cuales estaban en 4º de ESO. Era la primera vez que PISA analizaba a los ‘hijos de la LOMCE’, la controvertida ley de Educación aprobada en su día por el ministro Wert (PP), una norma que jamás ha encontrado el respaldo ni de la comunidad educativa ni política (más allá del propias filas del PP). De hecho, Isabel Celaá nada ser nombrada ministra de Educación y Formación Profesional por Pedro Sánchez se encomendó la tarea de derogar la ‘ley Wert’ y aprobar otro texto, una modernización de la LOE (2006). Las nuevas propuestas, sin embargo, continúan en un cajón debido a la paralización parlamentaria tras la imposibilidad de investir a Sánchez y la repetición de elecciones.

Muy crítico con la LOMCE (un modelo educativo que ha generado “distorsiones”), Tiana ha explicado que los alumnos -al igual que toda la sociedad- han cambiado la forma de acceder a la información. La introducción de las pantallas ha provocado un impacto y es hora, ha concluido el secretario de Estado, de revisar los temas que se dan en las aulas y cómo se imparten.

Tiana ha hecho una defensa a ultranza del informe PISA y de los estándares de calidad con los que la OCDE emprende el estudio, realizado por segunda vez desde que existe PISA (año 2000) por ordenador. El secretario de Estado no comparte las duras crítica que el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio (PP), ha emitido contra el informe de este año. Dado que la OCDE usa la media obtenida por los alumnos en lectura para calcular las medias de matemáticas y ciencias, Ossorio pidió al organismo internacional que no publicara el informe dado que todos los datos estaban “contaminados”. Los datos reflejan una caída muy considerable de los estudiantes madrileños, que habitualmente están siempre en las mejores posiciones. En esta ocasión, pasan de 503 puntos a 486 en matemáticas y de 516 a 487 en ciencias. Miyako Ikeda, analista de la OCDE, aseguró que investigar lo sucedido en comprensión lectora llevará mucho tiempo. Será cuestión de meses saber qué fallo y por qué muchos alumnos españoles (no se sabe de qué territorios concretos) contestaron -en cuestión de segundos y no minutos, como hubiera sido lo deseable- todas las preguntas sí o todas las preguntas no en lugar de hacerlo de forma correcta. Ikeda fue tajante al asegurar que los datos inverosímiles en lectura no han contaminado de forma significativa los de ciencias y matemáticas.

Comunidades

En matemáticas, las puntuaciones más altas son las de Navarra y Castilla y León, seguidas por Euskadi, Cantabria, Galicia, Aragón y Catalunya. Mientras, las más bajas son para Ceuta, Melilla, Canarias y Andalucía. En ciencias, Galicia y Castilla y León tienen una media significativamente más elevada (incluso por encima de la media de la OCDE) y Ceuta y Melilla vuelven a estar en el furgón de cola.

Catalunya ha perdido 15 puntos en competencia científica y 10 en competencia matemática. Pese a situarse por encima de la media estatal, ha obtenido uno de los peores registros alcanzados por los alumnos catalanes en los informe PISA.

Catalunya pierde 15 puntos en ciencias

Catalunya ha perdido 15 puntos en competencia científica y 10 en competencia matemática y, pese a situarse por encima de la media estatal, ha obtenido uno de los peores registros alcanzados por los alumnos catalanes en los Informe Pisa desde que cuenta con una muestra representativa.

La publicación del Informe Pisa 2018 este martes llega después de que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) decidiera aplazar la publicación de parte de los resultados españoles, tras detectar anomalías en las respuestas de los estudiantes en la prueba de lectura en algunas zonas de España y no descartar que las competencias matemática y científica estén también afectadas por este "comportamiento anómalo", aunque en menor medida.

Fuentes de la Conselleria de Educación de la Generalitat han explicado que en esta convocatoria de Pisa la comprensión lectora --la que la OCDE decidió no publicar en España-- representaba el 50% del peso de todas las pruebas, y la competencia matemática y científica se repartían el 50% restante.

Las mismas fuentes han asegurado que si la OCDE no está segura de la calidad de los datos, era "más lógico" retirar todos los resultados, ya que estaban sujetos todos a duda y esperar a los nuevos análisis que han prometido antes de publicarlos.

El informe PISA también constata que, en España, los inmigrantes obtienen un peor rendimiento frente a los nativos. También deja claro que a mayor nivel socio económico de las familias mejor es el nivel académico. Respecto a la repetición de curso, va disminuyendo ligeramente pero todavía está lejos del promedio de la OCDE. "Estamos dos veces y media por encima. Es un asunto especialmente preocupante porque la repetición de curso no mejora las competencias de los estudiantes", ha recalcado Tiana.

En lo que España sí tiene mejores datos es en la guerra contra el acoso escolar. El informe de PISA refleja que el 17% de los encuestados ha sufrido 'bullying' (varias veces en el último mes). En ese capítulo, la media de la OCDE es del 23%. Sin embargo, el dato no debe llevar al aplauso. Con que haya un solo caso de acoso escolar es una mala noticia y, además, ese 17% supone una subida de dos puntos porcentuales frente al informe del 2015.

Prácticamente la totalidad de los chavales (el 92%) considera bueno ayudar a compañeros que estén siendo acosados.

Jaleo en clase

Tal y como demostró el último informe del Defensor del Profesor, en las aulas españoles cuesta mucho trabajo empezar la clase dado el alboroto que provocan los alumnos. El 39% de los encuestados reconoce que lleva "mucho tiempo" poner la paz necesaria. El 30% de los alumnos se saltan algún día de clase (no especifica si puede ser por enfermedad) frente al 21% de la media internacional. En España, sin embargo, es menos frecuente llegar tarde a clase: el 44% frente al 48% de media de la OCDE.

Tres de cada cuatro estudiantes españoles (el 74%, frente al 67% de la OCDE) se declara satisfecho con su vida. El 96% asegura que a veces, o siempre, está feliz. Los que están tristes no superan el 4%.

Temas: Informe PISA