Ir a contenido

En el último día de campaña, con la previsión de que rondará o se quedará algo por debajo de los 123 escaños logrados en abril, pero con un Congreso más fragmentado y una derecha más fuerte que entonces, Pedro Sánchez ha apelado al electorado progresista para lograr un gobierno "fuerte" tras las elecciones de este domingo. Consciente de que en torno a un millón y medio de electores siguen en la indecisión, una buena parte de ellos con la tentación de refugiarse en la abstención, el candidato socialista subraya que que, ahora, la estabilidad es más importante que nunca, debido a las "amenazas" del independentismo catalán y Vox.

Sánchez pide un Gobierno "fuerte" frente al independentismo y Vox (leer noticia)