28 feb 2020

Ir a contenido

Los partidos independentistas mayoritarios encaran los próximos meses en una situación inédita. Por un lado, siguen compartiendo Govern, lo que les obliga –al menos sobre el papel– a colaborar entre ellos. Por otro, el anuncio de Quim Torra de que habrá elecciones catalanas en una fecha todavía por determinar ha iniciado irremediablemente la campaña electoral. Junts per Catalunya y Esquerra competirán por cada voto, y hace semanas que están tratando de seducir a los ciudadanos con sus propuestas. Más beligerantes, al menos en las formas, los posconvergentes; más pragmáticos los republicanos.

Aragonès pide a Torra que no alargue la legislatura (leer noticia)