18 sep 2020

Ir a contenido

Hablar bien de un político no es algo que podamos hacer habitualmente. No nos dan suficientes argumentos. Así que hay que aprovechar el momento. Borja Sémper ha dejado la política. Era concejal del PP en San Sebastián y portavoz en el Parlamento vasco. Fue de los que dio el salto a la vida pública para combatir a ETA, para librar aquella batalla de estaremos aquí, aunque nos matéis. No era, ni muchísimo menos, una batalla menor. Por eso, en su caso y en el de los que estuvieron en una situación similar, no merecía reproche el hecho de haberse dedicado únicamente a la política. Porque ellos no se metieron en esto ni por dinero, ni por poder. Estaban para que los terroristas supieran que el deseo de vivir en paz era más fuerte que el miedo.

Un país para mansos (leer noticia)