El ‘president’ sustituto, Pere Aragonès, llamó este miércoles a buscar el equilibrio entre las medidas sanitarias restrictivas y las más aperturistas, de carácter económico. Siempre sin cruzar la línea roja del “colapso de los servicios sanitarios”. Aragonès recordó que países “con sistemas sanitarios muy potentes y con mayor número de recursos que nosotros, como Alemania y Reino unido, se hallan en plena batalla para controlar la pandemia”. Con todo, el Govern, tanto Aragonès como la ‘consellera’ de Presidència, Meritxell Budó, arremetieron contra el Gobierno. Quizá no es ajeno a ello que el candidato del PSC a las elecciones al Parlament sea, precisamente, un miembro del Ejecutivo central.

El Govern redobla los ataques contra la gestión del covid del Ejecutivo de Sánchez (leer noticia)