Ir a contenido

Da igual si hace sol o está nublado, hay una cosa clara y es que el colectivo LGTBI sabe cómo montar una fiesta. El Water Park Party, del Circuit Festival, se ha convertido en tradición, un espectáculo que ha vuelto a reunir a miles de personas dispuestas a olvidarse de la rutina, el trabajo y del estrés. Pero, sobre todo, del complejo por ser gay del que se quieren alejar algunos asistentes provenientes de los países más limitadores.

Caldo de Fantasía (leer noticia)