Ir a contenido

Desde que Donald Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos ha demostrado en terrenos como la política comercial, la migratoria o la exterior algunas de sus tácticas y estrategias predilectas pero ha evidenciado también sus dilemas y su volatilidad. Ese último elemento es especialmente preocupante cuando el mandatario actúa como comandante en jefe de la mayor potencia militar del mundo. Y es el que precisamente se ha desplegado de forma alarmante en las últimas horas, cuando con la tensión con Teherán avanzando desde hace semanas en una peligrosa escalada en una de las regiones más explosivas del mundo, Trump suspendió en el último momento un ataque militar a Irán en respuesta al derribo de un dron estadounidense.

Trump aborta en el último momento un ataque a Irán en represalia por el dron derribado (leer noticia)