25 sep 2020

Ir a contenido

Millones de sirios resisten bombas y combates, muchos atrapados en poblaciones sin agua corriente ni electricidad y con escasez de alimentos. Su heroicidad cotidiana es sobrevivir. Entre estos héroes y heroínas anónimos existen algunos que arriesgan la vida para salvar las de sus vecinos, evitar que la guerra se lo lleve todo por delante y denunciar masacres de civiles. Son médicos, enfermeros, conductores de ambulancias, miembros de equipos de rescate, bomberos, maestros, trabajadores humanitarios y reporteros, entre otros.

Gente buena en Siria (leer noticia)