Hace una década Kim Kardashian apareció por primera vez en las páginas de 'Forbes'. En 2011 la estrella de la televisión había llamado la atención a la revista por sus seguidores en Twitter. Ya tenía 6,6 millones, un poco menos que el mismísimo presidente Barack Obama, pero algo más que el actor de moda Ashton Kutcher. Cinco años después acaparó la portada de la misma publicación tras arrasar con su juego 'Kim Kardashian: Hollywood', en iOS y Android, en el que los participantes debían aumentar su fama y reputación para codearse con 'celebrities' y ser las estrellas de las alfombras rojas. Una aventura aparentemente facilona con la que aumentó su patrimonio con 51 millones de dólares en solo un año. Seis años después, la más famosa del clan Kardashian ha logrado colarse en el selecto club 'Forbes' de los empresarios con fortunas por encima de los mil millones de dólares (unos 844 millones de euros) gracias a sus negocios de maquillaje y ropa para moldear el cuerpo, KKW Beauty y Skims, según informa la revista 'Forbes'.

Kim Kardashian ya es milmillonaria gracias a sus negocios de ropa y maquillaje (leer noticia)