21 feb 2020

Ir a contenido

En 1966, Bob Dylan acababa de publicar Blonde on blonde, su séptimo álbum de estudio, y atravesaba uno de los momentos más creativos y exitosos de su carrera. En la gira que ese año le llevó por escenarios de Europa y Australia, y un buen día su representante le grabó de manera espontánea mientras el cantautor y poeta se dedicaba a jugar con los mensajes comerciales que ilustraban la fachada de una tienda de Londres: «Recogemos, bañamos, cortamos el pelo y devolvemos a su perro»; «cigarrillos y tabaco»; «se venden animales y pájaros a comisión». En el vídeo, el artista va formando hilarantes combinaciones de palabras, a cual más disparatada, hasta acabar riéndose de sus surreales ocurrencias.

El capital de Dylan (leer noticia)