Ir a contenido

Se ha hecho de rogar pero al fin apareció, él era el único que no podía faltar. Leo Messi, acompañado por su mujer, Antonella Roccuzzo, y sin los niños, Thiago, Mateo y Ciro, que se han ahorrado el circo de los flases y que vendrán otro día más tranquilo, ha sido el astro rey en el estreno del espectáculo que el Cirque du Soleil ha concebido como homenaje al fútbol y a quien mejor lo ha jugado jamás, el 10 del Barça.

Messi, el gran astro del circo en el Fòrum (leer noticia)