Ir a contenido

Huawei ha demandado al Gobierno estadounidense por prohibir sus productos y le ha acusado de espionaje. Su vicepresidenta, Meng Wanzhou, había demandado esta semana al canadiense por su detención de diciembre. Los mandobles sugieren que ha terminado la fase de tanteo en ese combate en el que la tecnológica se juega su honorabilidad y el negocio. El asunto trasciende al destino de una empresa privada. Huawei ocupa el centro de la fragorosa guerra tecnológica que libran Estados Unidos y China por la primacía económica mundial.

Huawei demanda al Gobierno de EEUU por la prohibición de sus productos (leer noticia)