Ir a contenido

El maratón de Barcelona cumplió 40 años con un buen estado de salud, la complicidad ciudadana y una marea africana que, un año más, controló de arriba abajo la parte delantera de la carrera. Entre los más de 17.000 corredores que tomaron la salida en el redondo aniversario de la fiesta del atletismo popular barcelonés, un par de docenas de keniano, etíopes y marroquís controlaron la élite, y los mejores rozaron los récords de la prueba, que se salvaron por un margen de pocos segundos.

Maritim y Chebitok se quedan a las puertas del récord (leer noticia)