Por segunda noche consecutiva, un dispositivo conjunto de la Guàrdia Urbana y los Mossos, con unos 300 agentes, desalojó sin especial dificultad zonas como el Born y las playas de Barcelona una vez pasadas las 23 horas, horario de cierre de los locales de restauración bajo las normativa vigente contra el covid. Si en la noche del viernes la policía desplazó a más de 7.000 personas para evitar que siguieran consumiendo alcohol en la vía pública, sin mantener las distancias, en grandes grupos y en ocasiones sin mascarilla, las escenas se han repetido este sábado, en el que se han desalojado a 9.000 personas, concretamente a 9.055, desde las 22.00 horas del sábado hasta las 6.00 del domingo, por formar aglomeraciones en espacios públicos de la ciudad.

Urbana y Mossos desalojan a 9.000 personas en la segunda noche de botellones en Barcelona (leer noticia)