Cuenta el actor David Verdaguer (Nit i Dia, Estiu 1993, Vida perfecta…) que en el primer anuncio que siendo muy joven rodó “por dinero” se sintió “un farsante”. ‘Vendía’ un coche cuando en la vida real no tenía “ni carnet de conducir”. Todo lo contrario que ahora, cuando ha protagonizado ‘Barcelona, guarda’m lloc’, la campaña de espots y carteles con la que bares y restaurantes con el apoyo firme del ayuntamiento, intentan recuperar la confianza de sus clientes y relanzar sus mesas y barras como “punto de encuentro” y de esa “socialización” tan añorada. Cómo no, también reanimar sus malogrados ingresos en los largos 15 meses de restricciones drásticas para la hostelería.

La restauración de Barcelona tienta al cliente con una emotiva campaña (leer noticia)