videojuegos

Red Dead Redemption: la tragedia de John Marston una década después

Nos recreamos en la entrega que originó el fenómeno de Rockstar Games, que continúa entre las experiencias de juego más respetadas e impactantes

Red Dead Redemption: la tragedia de John Marston una década después
Se lee en minutos

Elric Ruiz / Elsotanoperdido

10 años después, con 15 millones de copias vendidas, una secuela que ha reventado a nivel comercial y un legado que tan solo unos pocos pueden gestionar, es difícil creer que en Rockstar Games no apostaran demasiado por el éxito de ‘Red Dead Redemption’ meses antes de su lanzamiento, pero subestimaban su propio trabajo. Dentro de la propia Rockstar San Diego repetían que el objetivo principal de la compañía era simplemente lanzar un juego de gran presupuesto independientemente de su número de ventas. "Se necesitarán 4 millones de ventas a precio inicial para recuperar los costes del desarrollo de Red Dead", aseguraban desde la desarrolladora en las costas de California. La buena noticia es que no esperan ganar dinero con Red Dead Redemption. "El proyecto tan solo es para demostrar que el estudio de San Diego es capaz de hacer un título AAA de calidad".

Western, un género maltratado

El trágico viaje de John Marston, la búsqueda inapelable de sus antiguos compañeros y la imagen representada del final del Salvaje Oeste, llenaron de emocionantes aventuras las pantallas de críticos y jugadores. Incluso antes de finalizar 2010, el juego ya demostraba con soltura que era la especie dominante de una temporada sembrada de grandes producciones como ‘Halo: Reach’, ‘Mass Effect 2’ o ‘Assassin's Creed: La Hermandad’, entre otros, y actualmente se asocia como uno de los mejores juegos de la era PS3/Xbox 360.

El western no es exactamente un género de juego popular. Aunque tiene su pertinente lista de destacados como ‘Desperados’, ‘Sunset Riders’ y ‘GunSmoke’, en ningún caso ha recibido la misma atención que en el cine y la televisión. Pero la idea de crear un título desde un punto de vista cinematográfico siempre ha resultado interesante para los hermanos Sam y Dan Houser, hasta el punto de ser una de las razones de la simple existencia de Rockstar San Diego, ya que adquirieron los entonces Angel Studios y mantuvieron un antiguo proyecto cancelado con Capcom: ‘Red Dead Revolver’, que terminó lanzándose al mercado para PlayStation 2 y Xbox en mayo de 2004.

Red Dead Revolver - Tráiler 2004

Aunque comparte parte de su nombre, ‘Redemption’ no recicla los elementos del juego original, porque la dirección ordena adaptar su estilo de mundo abierto, (‘GTA’) hasta la ambientación del Salvaje Oeste. Y estos elementos funcionaron muy bien. Hasta el momento de su estreno, el mundo de ‘Red Dead Redemption’ era uno de los más ricos y logrados en la historia de Rockstar, repleto de los más diferentes biomas dispuestos para ser explorados.

La vida en el Salvaje Oeste

Rockstar logró incentivar el sistema de exploración distribuyendo en el juego diversas actividades que conducen a los más diferentes puntos del mapa y sus ubicaciones: búsquedas de tesoros, caza de animales, misiones paralelas a los objetivos principales, entre otras actividades. Incluso el sistema de combate, generalmente uno de los aspectos más criticados de los juegos de Rockstar en aquel momento, recibió el empuje que necesitaba, con armas de fuego antiguas y dotes de disparo/recargas más mecánicas, además del sistema para ralentizar el tiempo en los tiroteos llamado Dead Eye, que curiosamente es una de las pocas características recogidas de ‘Red Dead Revolver’.

El juego no tendría el impacto, ni un legado tan duradero, sin su excelente narrativa y la figura de John Marston, uno de los protagonistas más atractivos de la historia del desarrollador. El carisma del personaje se refuerza con la ambientación, porque otro de los mayores aciertos de la producción fue situar el juego en 1911, al final del llamado "Salvaje Oeste". La costa oeste de Norteamérica y nuestro héroe, se ven arrastrados por la oleada de civilización industrial que rápidamente se hace necesaria en muchos aspectos de la vida moderna, independientemente de la voluntad de sus habitantes. "Desde la perspectiva del diseño del juego, nos brinda una amplia gama de herramientas para jugar", explicaba el cofundador de Rockstar, Dan Houser. "Con esto, queríamos tener a nuestra disposición todos los puntos fuertes del Western: caballos, carretas, duelos y otras muchas cosas que no puedes hacer en un GTA, pero también con elementos modernos para usar como trenes, explosivos, etc.."

John Marston, un personaje inolvidable

Marston, un excriminal que solo quiere cuidar de su familia, se ve obligado por el gobierno a perseguir y dar caza a los miembros restantes de su antigua banda, liderada por Dutch van der Linde, protagonista indirecto de Red Dead Redemption 2 (2018). Él mismo ya es una reliquia de otra época, pero se muestra dispuesto a adaptarse a los nuevos tiempos, y con la vida de su familia en juego, Marston emprende un viaje en el que no solo se enfrenta a sus antiguos hermanos, sino a un mundo cambiante que no tiene sitio reservado para los suyos. "Desde la perspectiva de la historia, parecía más interesante desarrollar una narrativa clásica de 'estamos conquistando el mundo salvaje', pero no nos pareció interesante. Tener un período de grandes cambios entre este mundo salvaje en contraste con la ilusión de la evolución hacia una sociedad moderna parecía mucho más interesante".

Un final de los que dejan huella

Las producciones de Rockstar son reconocibles por el ácido sentido del humor que impregna sus obras, pero ‘Red Dead Redemption’ en particular, también se atreve con un tono dramático, especialmente durante su parte final. Esta sensación se puede advertir en varios pasajes del título, cuando el jugador se cruza con gente perdida, sin grandes perspectivas o con ilusiones de grandeza rápidamente destruidas por la realidad.

El propio Marston sirve como ejemplo: siempre estuvo dispuesto a adaptarse a un mundo diferente, pero este nunca estuvo dispuesto a aceptarlo a pesar de necesitar sus servicios. Incluso en el epílogo, con un Jack mayor que logra venganza, a pesar de esta catarsis, el hecho final es intrascendente dentro del gran orden de las cosas que rige el sentido salvaje del ser humano. Es un final bien construido donde se reúne todo lo establecido previamente y que utiliza la interactividad de una manera extremadamente efectiva. En cualquier caso, jugar a ‘Red Dead Redemption’ es una experiencia inigualable, incluso una década después de su lanzamiento sigue siendo un juego incomparable.

Te puede interesar

Red Dead Redemption - Tráiler lanzamiento

Temas

Videojuegos