Truco casero

Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas

Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas
1
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

A pesar de que en la actualidad las monedas están hechas de metales baratos como el níquel o el aluminio, antiguamente el dinero se hacía con metales preciosos como oro o plata. También se utilizaba cobre y, en menor cantidad, estaño y plomo, tanto puros como en aleaciones.

Así que el primer paso para limpiar monedas antiguas es saber de qué están hechas, porque no es lo mismo limpiar oro que limpiar plata.

Quitar o no la pátina

Y hay que tener cuidado con la pátina de las monedas, esa capa protectora que se genera sobre las monedas de metal como las de bronce, cobre o plata, de color verdoso, marrón o ligeramente morado dependiendo del metal, y que se forma debido a la corrosión que se genera a lo largo del tiempo y por la acción de la humedad.

La pátina de las monedas antiguas puede influir en su valor, por lo que conviene asesorarse antes de quitarlo de si es conveniente hacerlo o no.

Fórmula universal

Sin embargo, hay una fórmula para limpiar monedas antiguas que sirve para casi todos los metales. Se trata de poner las monedas bajo agua corriente (un grifo, por ejemplo) y, sin frotar, quitarles el polvo y ablandar la suciedad que pueda tener incrustada.

Posteriormente, se mezcla en un recipiente agua templada y vinagre a partes iguales. Y cuando se tiene el líquido, se introducen las monedas y se dejan en remojo media hora, tiempo tras el cual se saca del recipiente y se aclaran con agua fría. Posteriormente, se seca con un paño limpio y suave que no deje restos.

En remojo

Noticias relacionadas

Otra opción es usar jabón neutro -de ph neutro- y agua destilada templada. El modus operandi es el mismo: dejar en remojo alrededor de media hora y secar posteriormente con cuidado.

Finalmente, el bicarbonato es otro gran aliado de limpieza, útil para muchas cosas, entre ellas, también para las monedas antiguas. En este caso, el bicarbonato se mezcla con zumo de limón y se deja en remojo unos minutos. Posteriormente, también se secan con un trapo.