Estreno este domingo

TV-3 desmonta el juicio del 'procés' en una serie documental

'El judici', producido por Jaume Roures, sigue a lo largo de ocho episodios las estrategias de las defensas

Carme Forcadell, en una imagen de ’El judici’.

Carme Forcadell, en una imagen de ’El judici’. / TVC

Se lee en minutos

Una docena de líderes independentistas catalanes ingresaron en prisión entre octubre y noviembre del 2017, acusados por el Tribunal Supremo de rebelión, sedición, malversación y desobediencia a raíz del referéndum del 1-O y la declaración de la DUI. En febrero del 2019 comenzó el juicio, que acabaría cuatro meses más tarde con penas de hasta 13 años de cárcel para algunos de ellos. TV-3 disecciona el complejo proceso judicial en 'El judici', una serie documental de ocho episodios que estrena este domingo 18 de abril (22.05 horas) con un doble capítulo y que está producida por Jaume Roures a través de The Mediapro Studio, que ya abordó la causa contra el 'procés' en trabajos anteriores como 'Causa especial 20907/2017' y '20-S'.

"No es un documental independentista, sino de cómo unas defensas encaran un juicio político e histórico, con sus aspectos procesales pero también sentimentales y emocionales", esgrime Lluís Arcarazo, director y guionista de 'El judici', conocido por sus trabajos como dramaturgo para series de ficción como 'El cor de la ciutat', 'Nissaga de poder' y películas como 'Salvador (Puig Antich)'. El documental está planteado principalmente desde el punto de vista de los abogados de los acusados, tres de los cuales también hablan ante las cámaras (Meritxell Borràs, Carles Mundó y Santi Vila), e incluye imágenes inéditas de muchas de las reuniones de los letrados en las que debatían sus estrategias a seguir y mostraban sus desacuerdos con el tribunal.

"Intentamos entrevistar a jueces, a fiscales, pero el único protagonista del juicio por parte de la fiscalía que se ha prestado a defender su posición es Javier Zaragoza, al cual estoy muy agradecido", se justifica Arcarazo respecto a la mayor presencia de la parte de la defensa, aunque incide en que también cuentan con el testimonio de "otros juristas que han defendido la posición de la fiscalía".

El relato, que cuenta con la voz en 'off' del actor Jordi Boixaderas ('Ventdelplà), se nutre de parte de las más de 400 horas de emisión en directo de las 54 sesiones de vista oral en el Tribunal Supremo, así como de más de 30 entrevistas realizadas a todos los implicados: abogados, jueces, fiscales, juristas, expertos, peritos, acusados, familiares, observadores internacionales, testigos y representantes de las fuerzas y los cuerpos de seguridad del estado. Entre los testimonios que aparecen están, por ejemplo, los de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona; Roger Torrent, expresidente del Parlament; el expresidente Carles Puigdemont, y la Premio Nobel de la Paz Jody Williams.

"Visión crítica"

Noticias relacionadas

"Es un trabajo hecho con honestidad, pero no esconderé que ofrece una visión crítica de un proceso judicial que ha sido puesto en cuestión por diversos organismos internacionales", reconoce Arcarazo. "Esa visión crítica es sana y necesaria. Lo que nos tendría que preocupar es si un tribunal es parcial o no, no si un documental ofrece una visión crítica sobre algo", añade sobre este proyecto que esperan vender internacionalmente, ya que tienen preparada una versión en inglés. Más explícito fue Roures cuando presentó el primero de sus trabajos sobre la trilogía del 'procés': "Hemos querido desmontar el mito de que el Tribunal Supremo es un tribunal objetivo", comentó.

Algunos de los capítulos de 'El judici' se utilizan para contrarrestar con imágenes las declaraciones de miembros de los cuerpos policiales durante el juicio acerca de lo acontecido en fechas como el 1-O y el 20-S, algo que reclamaron mucho las defensas de los acusados. "Se ve cómo la versión que se estaba ofreciendo durante la vista no se correspondía en absoluto con los hechos que pasaron", denuncia el director. Y también da voz a algunos de los testimonios de las defensas rechazados por los tribunales. "Es un proceso que tiene muchos puntos oscuros y nosotros los enseñamos", afirma.