24 oct 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

San Valentín en la tele: no es amor, es comedia

Ferran Monegal

Estefanía y Cristopher se han arreglado (T-5)

Todos los años, por San Valentín, la tele se ve obligada a hacer algo al respecto. Es tremendo. En El intermedio (La Sexta) Thais Villas se plantó delante del Congreso y preguntaba a sus señorías cómo les va en su vida amorosa. A la diputada socialista Zaida Cantera  le pidió que describiera la relación de esta nueva pareja de gobierno que conforman PSOE y Unidas Podemos. Zaida contestó: «Es el momento en que estamos debajo de las sábanas». ¡Ahh! Eso en las ratomaquias de Tele 5 lo llaman edredoning.

Estaba por allí, desperdigado, nuestro admirado Gabriel Rufián. Saltó como una liebre y puntualizó: «Yo ahí no veo amor. Solo veo sexo. Pura necesidad». O sea, la tropa ministerial de Sánchez, y la de Iglesias, no comparten ternura, ni cariño, ni afecto, solo es un apretón de sexo para ir trotando sobre el caballo del poder. Thais miró entonces a los dos leones de la entrada del Congreso y suspirando exclamó: «Esta es la única pareja realmente estable que nos queda».

EN QUATRE GATS (TV-3) Ricard Ustrell sentó  a Ada Colau y a Artur Mas frente a frente. No brotó el amor entre ellos. Brotó otra cosa. Se arrearon de lo lindo. Sobre todo Ada. Le recordó a Mas los muchos años que él y su partido participaron de la depredación. Y Mas, al final, adolorido ante los golpes, le dijo, un poco a la desesperada: «Y usted ha llegado a la alcaldía gracias a los votos de Manuel Valls ¿eh? ¿eh?». ¡Ah! Como dato es cierto, pero como argumento descalificador es flojo.

Que levante la mano el político que no haya aceptado alguna vez la ayuda de quien detesta. Lo más trascendente de esta reunión fue cuando Mas, sobre su regreso inmediato a la primera linea, advirtió: «En tanto lo pueda evitar, lo evitaré». Es una expresión deliciosa. Quizá aspira a que se produzca un gran clamor popular reclamando su regreso. Glorioso. E ingenuo.

TRAS EL FESTIVAL CORNÚPETA de La isla de las tentaciones (T-5), grabado en el Caribe hace seis meses, ahora han vuelto a convocar a los curnudos para saber cómo han llevado la cornamenta durante todo este tiempo. Estefanía y Cristopher se han reconciliado. Decía Cristopher«Ella me pidió perdón. Mi cabeza decía que no, pero mi corazón dijo que sí». Es lógico. Su cabeza no quería repetir la tragedia: lleva seis meses que no pasa por las puertas.