Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

'Operación Bin Laden'

Ferran Monegal

Puigdemont, como terroristas islámico (TV-3).

Está siendo muy comentada la advertencia que le acaba de hacer Carles Puigdemont Mònica Terribas en Catalunya Ràdio: «Quieren colgarme la etiqueta de terrorista para facilitar la euroorden». No sabemos si es sospecha o constatación, pero en cualquier caso es un asunto grave. Es muy interesante constatar que esto que acaba de declarar Puigdemont en la radio no es una exclusiva:  nos lo adelantó TV-3 el día anterior, el lunes, en el Hola Rahola-Aló Waterloo, y en el Està passantToni Soler, hablando de las últimas detenciones, señaló: «Esto solo se explica por la obsesión de la justicia española en vincular a Puigdemont con el terrorismo. Se facilitaría la extradición». Y añadió: «Acabarán mandando al tribunal europeo una foto como esta» y apareció en pantalla una foto de Puigdemont transformado en Bin Laden. ¡Ah! Sea cierta esta construcción de una Operación Bin Laden –significaría que las fétidas cloacas del Estado siguen funcionando–, o se trate de una intoxicación del agit prop processista para desviar la atención, sea como sea  –y pronto lo sabremos– aquí lo notable es que la alerta se lanza primero desde TV-3, y al día siguiente el propio Puigdemont desde la radio. La sintonía entre Sant Joan Despí y Waterloo es perfecta. Trabajan en cadena.

DEFINICIÓN DE MALA PERSONA .– Le preguntó el otro día Silvia Cóppulo a Xavier Sala i Martín (El divan, TV-3): «¿Qué es ser una mala persona?». Y el  famoso economista de las americanas luminosas contestó: «Es quien busca un objetivo sin importar los medios para obtenerlo».  Hombre, por una vez estoy con Sala i Martín al 100x100. Es de una actualidad tremenda. Estamos rodeados de muchos buscadores, de un lado y del otro, que son capaces de todo para obtener lo que quieren.

EQUIDISTANCIA .– Le ha dicho Julia Otero a Pablo Motos (El hormiguero, A-3 TV) que la caverna españolista la llama «catalanufla y estómago agradecido», y los del somatén indepe «vete con las vacas a Galicia, márchate». Añadió: «Para ambos soy una equidistante. Considero que la equidistancia es moderación». ¡Ah! Yo soy apátrida, que es otra cosa. Puedo abrazar cualquier tierra y gentes como propias, allí donde me encuentre bien y me respeten. Pero celebro el elogio de la equidistancia que ha hecho Julia. Es pura sensatez.