Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Maki Navaja, cabreado con la actual BCN

Ferran Monegal

Queco Novell rememoró a Maki (’Polònia’).

Otro coscorrón a Ada Colau en TV-3. Hombre, bien mirado, un poco de caña se la tiene merecida. La ventaja de que se la propinen en Polònia es que lo hacen bien y con mucho ingenio y gracia. Esta vez han resucitado a Maki Navaja. No el Maki de Andrés Pajares en el cine, sino el Maki del auténtico Pepe Rubianes en aquella serie de La 2 de TVE (1995-1997) , inspirada en el célebre cómic de Ivà. ¡Ah! Qué alegría ha tenido Papitu, nuestro canario flauta, al ver la resurrección de aquellos desternillantes personajes, Popeye, la Maru, el Pirata, el Mojamé, el abuelo Matías... que hace 20 años interpretaban Ricard Borràs, Florinda Chico, Pedro Reyes, Mario Pardo y Llàtzer Escarceller. El papel de Rubianes lo recrea Queco Novell. Lo borda. Maki añora aquel «dulce bullicio de los 80» y dijo que ahora el barrio está peor que nunca. «Barcelona se va a la mierda. Mucha delincuencia. Ya no se puede uno ganar la vida honradamente robando bancos», exclamó. Tiene razón. Maki es un «choriso honrao». Ni pega ni apuñala. De vez en cuando saca la pistola, pero nunca ha disparado a nadie. Yo creo que es una pistola de agua. Y mientras se dolía de la situación de la Barcelona actual, entró por la puerta Ada Colau (Agnès Busquets) , y se puso a disimular. ¡Ah! El pitorreo fue bárbaro. En este arranque de temporada también le han pegado los polacos un buen meneo a Quim Torra, rescatado por el colectivo animalista porque lleva un año encerrado en la jaula de la Generalitat sin hacer absolutamente nada. Contrasta este mordiente sano, este compromiso del humor sobre la realidad, con el escapismo de Buenafuente en Late Motiv. También ha comenzado temporada. Mucha bromita sobre Aznar, el PP... Pero con el tema Catalunya escurre el bulto, como viene siendo en él habitual.

«EL HERMANO DE PASQUAL, POR EL MAL CAMINO» .–  Circulaba Miguel Ángel Revilla con Bertín Osborne por Cantabria (Mi casa es la tuya, T-5), y recordando los tiempos en que Pasqual Maragall le visitaba y hacían excursiones por los Sejos, exclamó: «Pasqual es uno de los tipos más inteligentes que he conocido. Muy catalán y muy español». Había cariño en sus palabras. Fue distinto cuando habló de su hermano Ernest«Su aparición en la vida política le lleva por el mal camino». Y Revilla hizo una mueca, disgustado.