Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Juicio paralelo: el 'chute' dopante de TV-3

Ferran Monegal

Parodia del juicio en ’La nit dels Òscars’. / TV3

En el periodismo clásico siempre se ha abominado de los juicios paralelos que se puedan practicar en la tele. Recuerdo que en TV-3 estimables periodistas y estrellas de la casa tenían como norma, como libro de estilo, como práctica de periodismo honesto, no interferir nunca en la labor de los jueces que estaban juzgando algún caso en una Corte de Justicia.  ¡Ah! Siempre lo aplaudí y me alineé con ellos. TV-3 nunca intentó suplantar la labor de la Justicia jugando a ser jueces desde un programa de televisión, y mucho menos intentar que la audiencia, desde casa, dictásemos cada noche una sentencia. ¡Ah! Pero con  el juicio al procés que se viene celebrando en el Tribunal Supremo, ahora a TV-3 la han transformado en una Corte de Justicia paralela. Los cheerleaders hacen cada día de jueces.

El otro día, en el TN vesprenos hicieron una Contraportada luminosa. Bajo el lema ¡Enganxats al judici!, nos mostraron el interés que suscita el juicio en Catalunya. Vimos empleados de un taller de carpintería, también de una empresa de cátering, que seguían cada mañana las sesiones del Supremo a través de la radio, la tele, tabletas, ordenadores...  Eso es interesante: seguir el desarrollo en directo, sin interferencias de nadie, meditar, y sacar nuestras propias conclusiones. Pero para la actual dirección de TV-3 eso no era suficiente. Al rebaño hay que darle de comer pienso preparado. Hay que evitar que se alimente solo, por el campo, libremente. Por eso la cadena se transforma cada día, desde primera hora de la tarde, hasta la madrugada, en una colosal trinchera. Predicadores, sacerdotisas, monaguillos y acólitos nos hacen un digest a su gusto de lo ocurrido en el Supremo. Es fundamental la virtuosa labor de editaje y manipulación sobre tal o cual declaración, pregunta o momento. Se resalta el pasaje que interesa, y se corta y se silencia lo que no conviene. Los programas de humor de la cadena, con su sarcasmo unidireccional, son la guinda del pastel. Y TV-3 acaba la jornada habiendo cocinado su particular versión del juicio, una papilla que nos inyecta directamente en vena, y que actúa como colosal chute dopante de la audiencia.

El otro día me pasaron este meme que circula por la red. Letras blancas, fondo rojo y este texto: «Viendo el juicio en TV-3, yo creo que al Estado español le caerán de ocho a diez años». Descripción perfecta.