Ir a contenido

tú y yo somos tres

Saltos de trapecio

Ferran Monegal

Había que hacer algo con las tardes de Antena 3 TV, estamos de acuerdo. Seguir chupando rueda con un estilo similar al que hace el contenedor de la cadena de la competencia (T-5) era un pasaporte a la miseria. Por eso cabe celebrar que hayan pegado un buen recorte al Tal cual (que ahora llaman TC) y que hayan dado entrada a Glòria Serra con su 3D. Es una especie de magacín lo que hemos visto el día del estreno. De estructura similar al que hace Mariló Montero en sus mañanas de TVE, el programa discurre sobre un amplio plató tapizado de colaboradores a los que Glòria va dando entrada circulando constantemente. En el debut, el tráfico de personal quizá ha sido excesivo. Pero es lógico: el primer día todos quieren aparecer y sacar la cabeza. Parece un programa blanco, entretenido en su diversidad, nada dañino, y hasta informativo algunas veces. Glòria se mueve bien, con ese aire de profesionalidad que tanto se agradece. Lo único que tiene que procurar es no pegarse un mamporro porque el escenógrafo le ha diseñado un plató sembrado de trampas en forma de escalones. El tránsito, la decisión de cambio, de esta periodista, es meditable. Dejar La noria de Tele 5 y pasar a las tardes de A-3 TV es seguir en el circuito, pero de otra forma. Es otro posturismo en el telehipódromo. Tiene mérito. Abandona Glòria Serra aquella feria en la que, de vez en cuando, le hacían presentar martingalas ilustradas con trampas torticeras. Es curioso: ha estado casi cinco años subida en el éxito del carrusel de la cadena contenedor, y para A-3 TV no existía. Jamás ni una palabra, ni una mención, sobre ella. Y ahora que la han fichado, ¡ahhh!, llevan días entrevistándola, reconfortándola con espumas y Linimento Sloan. Es lo que tiene el mundo de la tele: cada cadena pretende ser un universo excluyente: o estás en él, o no existes. Y Glòria, que es lista, ha realizado el salto de traprecio sin enseñar ni un centímetro de muslo, o sea, guardando las formas. Por ejemplo, la semana pasada, en un masaje que le dio Susana Griso (Espejo público), le dijo que ahora que no estaba en Tele 5 opinase libremente de Berlusconi. Contestó: «Para mí, lo más chocante es que se maquille y se pinte el pelo de forma tan ostentosa». ¡Ahhh! Qué equilibrismo: según Glòria la peluquería es lo único que se le puede reprochar a Sua Emitenza.

0 Comentarios
cargando