Ir a contenido

VIVE EN LOS MARES ANTÁRTICOS

Una nueva especie de esponja recibe por nombre 'Stylocordyla chupachups'

El organismo, descubierto por científicos catalanes, recuerda por su forma a los conocidos caramelos con palo

Los investigadores que lo han descubierto querían homenajear a sus hijos por los meses que deben pasar fuera de casa

EL PERIÓDICO

Científicos catalanes han descubierto una nueva especie de esponja en los fondos sumergidos de la Antártida y, debido a las similitudes con el famoso caramelo con palo Chupa Chups, le han puesto como nombre científico 'Stylocordyla chupachups', según informa el portal GlobalTalent, dependiente del Departament d¿Innovació de la Generalitat.

Maria Jesús Uriz, Josep Maria Gili, Covadonga Orejas y Alicia Pérez-Porro, científicos del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) y del Centre d¿Estudi Avançats de Blanes (CEAB-CSIC), acaban de proponer el singular nombre en un artículo sobre la especie publicado en la revista `Polar Biology¿.

"Le hemos puesto el nombre del caramelo como homenaje a nuestros hijos pequeños, que son los que más sufren nuestra ausencia cuando nos embarcamos en expediciones durante meses a océanos lejanos como el Antártico. Es una manera muy dulce y entrañable de agradecerles su sacrificio y su tolerancia ante los retos y la exigencia de nuestra profesión. Quizás con un Chupa-Chups en la mano podrán entender que siempre nos acordamos de ellos”, comenta Gili en GlobalTalent.

Recogida por primera vez en el año 2000

El investigador del ICM-CSIC recuerda que la nueva especie de esponja se recogió por primera vez en el año 2000, durante su segunda campaña antártica. "Pensamos que se trataba de la especie habitual en las aguas antárticas, la 'Stylocordila borealis', pero después nos dimos cuenta de que era una especie no descrita por la ciencia y mucho más común de lo que creíamos".

Los científicos recogieron y analizaron una esponja que medía entre 0,7 y 1 centímetro en contracción, con un tallo ligeramente curvado, unida al sustrato por un sistema de raíces y de color crema oscuro en alcohol. "El hallazgo a bordo del barco no fue muy apasionante", reconoce Gili. "Estábamos confundidos, hasta que una vez en el laboratorio del ICM, en Barcelona, comprobamos que se trataba de algo nuevo. Entonces sí que nos entusiasmó mucho porque se corroboraba una hipótesis que sosteníamos desde hacía tiempo: que muchas especies antárticas son endémicas".

Invertebrandos muy abundantes

Las esponjas son uno de los grupos de invertebrados predominantes en los mares de la Antártida. Representan, aproximadamente, el 75% de la biomasa de las comunidades bentónicas (organismos que viven sobre sustratos en el fondo del mar), especialmente entre 100 y 200 metros de profundidad. "Se encuentra en muchos lugares del mar de Weddell, a entre 100 y 500 metros de profundidad, y en algunas zonas forma alfombras de cientos de metros de extensión", indica el científico del ICM-CSIC.

En concreto, la esponja Chupa Chups rechaza los fondos duros de la plataforma continental del mar de Weddell y prefiere las superficies horizontales o inclinadas. Las poblaciones más densas se encuentran entre 150 y 300 metros de profundidad.