Balance delincuencial

Los ladrones actúan en grupo en uno de cada cinco robos violentos

  • Entre junio y octubre, en Barcelona se han cometido 4.269 sustracciones agresivas y 22.887 hurtos, un 34% y un 59% menos que en 2019
  • Los Mossos implementarán el Pla Tremall diseñado en Barcelona contra la multirreincidencia en el resto de regiones policiales de Catalunya.
Los ladrones actúan en grupo en uno de cada cinco robos violentos

ÁLVARO MONGE

Se lee en minutos

Los Mossos d’Esquadra implementarán el Pla Tremall diseñado en Barcelona contra la multirreincidencia en el resto de regiones policiales de Catalunya. “Es una forma de trabajar que persigue que las personas que hacen del delito su forma de vida dejen de ser desconocidos y que, en consecuencia, aumente la cifra de medidas de prisión preventiva”, resume Carles Anfruns, comisario de la capital catalana. En 2019, ingresaban cautelarmente en la cárcel uno de cada 10 autores de robos violentos que pasaban a disposición judicial y actualmente esa proporción se ha doblado: uno de cada cinco esperan entre rejas la llegada de su juicio, tal como avanzó EL PERIÓDICO a finales de agosto. Un incremento sustancial que la prefectura intentará que se extienda al resto de demarcaciones repitiendo la misma fórmula. La mejora de los atestados policiales ha permitido asimismo recabar más información sobre agresores y víctimas. Asoman datos como, por ejemplo, que entre junio y octubre el 'top ten' de reincidentes lo encabeza un hombre que ha sido arrestado en 20 ocasiones y que lo cierra otro que lo ha sido en 10. O que, tal vez en desacuerdo con la percepción social, el 96% de las personas que han sufrido un asalto violento en la vía pública no ha requerido ninguna atención hospitalaria.

El Tremall se gestó en colaboración con la fiscalía y fue la respuesta a unos datos delincuenciales “excesivos” que, en palabras de Anfruns, “la ciudad no se merecía”: 355 hurtos y 45 robos violentos. Diarios. Detrás de esa cifra se escondían unos cuantos ladrones que concentraban la inmensa mayoría de delitos, sobre ellos se puso la lupa. Desde el 1 de enero de 2020, la policía autonómica ha colocado la etiqueta de multirreincidentes a 200 ciudadanos que han sido detenidos cinco veces por cometer robos violentos o siete veces, por hurtos. Operativamente el Tremall arrancó en junio.

Álbum fotográfico

“Saturamos los puntos más conflictivos con patrullas de prevención”, explica la intendenta Silvia Cata, coordinadora de Seguridad Ciudadana. Los agentes ven en una tableta electrónica qué delincuentes son reincidentes y por dónde actúan. También hay más de cien ‘furas’ –agentes de paisano– que tienen órdenes de controlarlos e identificarlos y registrarlos. “A ellos y a las personas que los acompañan”, remarca.

El intendente Joan Carles Granja, responsable de la Divisió d'Investigació Criminal en Barcelona, detalla que la información que recogen los agentes en la calle la digieren unidades de investigación de cada distrito. De este modo, el Tremall ha elaborado un álbum de cada reincidente que incluye nombre, fotografía, área de acción, antecedentes policiales y judiciales o fragmentos de ciudadanos atacados que describen cómo actúan. Esta ficha la reciben los fiscales y los jueces que deben decidir si solicitan o no prisión preventiva y si la dictan, respectivamente.

Los agresores

Entre junio y octubre se han cometido 4.269 robos violentos y 22.887 hurtos. Suponen un 34% y un 59% menos que en 2019. Los robos violentos los cometen casi siempre para conseguir 'smartphones', sobre todo modelos Android. Después, a mucha distancia, aparecen las carteras o bolsos de mano. Los ladrones han protagonizado ataques en grupo –los que generan más alarma debido a la intimidación que supone el factor 'manada'– en un 19% de los robos. Han cometido en solitario el 49% de los delitos y en pareja, el 32%. Solo 12 víctimas han afirmado haber presenciado un pistola en los más de 4.000 robos denunciados. La mayoría de las agresiones han sido empujones y el arma esgrimida con más frecuencia para intimidar ha sido la navaja. Y del temido ‘mataleón’, una técnica de asfixia aterradora que el asaltante usa para inmovilizar y robar a la víctima, se han registrado solo tres casos. La mitad de las víctimas atacadas por ladrones agresivos han resultado heridas aunque solo un 4% de estas han requerido asistencia sanitaria en un hospital. No ha habido ninguna muerte vinculada a un robo violento en Barcelona este 2020.

Sin turistas, la víctima ha sido nacional, de entre 20 y 40 años. Un hombre en el 57% de las ocasiones y una mujer en el 43% restante. También lejos de la percepción que otorga a la gente mayor de 65 años la condición de colectivo especialmente atacado, esta ha población ha sufrido el 13% de los robos violentos, una ratio inferior al resto de grupos de edad. Los más mayores han sufrido sobre todo tirones para arrancar cadenas de oro. En un 3% de los casos han sufrido heridas que han requerido atención sanitaria.

Te puede interesar

La actividad de los 'relojeros', estrechamente vinculada a las víctimas turistas –casi ausentes por una pandemia que lo ha cambiado todo–, se ha reducido notablemente: 162 relojes en estos cinco últimos meses. Los tirones que han dado ladrones al volante de una motocicleta, otra acción icónica en el imaginario de la inseguridad, también han disminuido: 135 casos.

Estos datos, según Anfruns, Granja y Cata, no cuadran con la sensación de inseguridad que generan los robos con violencia o intimidación. Una falta de encaje entre percepción y realidad que el comisario Anfruns relaciona, en parte, con la proliferación de imágenes que ahora captan ciudadanos con sus teléfonos y que antes no existían.