Crisis climática

Las estaciones de esquí: "Abrir por el puente sería inviable sin nieve artificial"

El Govern dejará de subvencionar la nieve artificial de las estaciones de esquí privadas

NIEVE ARTIFICIAL | Las estaciones de esquí, ante la crisis hídrica: ¿Es sostenible fabricar nieve?

Esquiadores en una pista

Esquiadores en una pista / Pinterest

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ante la escasez de nieve, cada año es más habitual que algunos amantes del esquí opten por irse a los Alpes durante el puente de diciembre para asegurar el tiro, puesto que las grandes cantidades de nieve no están ni mucho menos aseguradas en el Pirineo catalán y andorrano. Las estaciones de esquí, como cada temporada, se preparan para abrir el máximo de pistas durante los próximos días festivos, que suelen marcar el arranque de la temporada. Sin embargo, los responsables de estas instalaciones afrontan el invierno con un ojo siempre puesto en el cielo para comprobar si los pronósticos se confirman y los próximos meses son fríos y lluviosos, como este último fin de semana.

Baqueira Beret fue la primera en lanzarse a la piscina y abrió unas semanas atrás, aunque bajo mínimos: 17 kilómetros, 11 pistas y 12 remontadores. "Unas condiciones difíciles", precisan representantes de esta estación en conversación con EL PERIÓDICO. Reconocen que están muy pendientes de la nieve que caiga para saber si estos mínimos pueden ampliarse, lo que se traduciría en más visitantes. Cabe recordar que las estaciones privadas como esta son minoría en Catalunya. La gran patronal de la nieve, de alguna forma, es la Generalitat, que tiene en sus manos la mayoría de estaciones de esquí, a través de la empresa pública Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC).

"Trabajamos para que la nieve fabricada sea lo más sostenible posible"

— Toni Sanmartí, FGC

Toni Sanmartí, director de turismo de FGC, reconoce que, sin la nieve de cultivo, no sería posible abrir por la Constitución: "En la década de los 2000, no solíamos abrir en estas fechas, más bien un par de semanas más adelante. Ahora la gente se ha acostumbrado a comenzar la temporada durante el puente, pero esto es gracias a la nieve artificial". Aun así, algunos años, ni con nieve fabricada se ha podido abrir por estas fechas. "El cambio climático está ahí y no lo podemos negar", afirma Sanmartí.

Sus cálculos son que entre el martes y el miércoles hayan abierto todas las pistas que dependen de la Generalitat: "Lo harán de forma justita, con un 30% o un 40% de las instalaciones en marcha. La nieve natural está prevista sobre todo en los Pirineos orientales. Por lo tanto, servirá en Boí-Taüll, Portainé y Espot. En la Molina y Vall de Núria, la nieve artificial será clave".

Nieve artificial y sequía

La fabricación de nieve artificial ha sido criticada por algunos sectores ante la grave sequía que persiste en Catalunya, sobre todo en las cuencas internas. Sin embargo, los responsables de las estaciones destacan que llevan tiempo dedicándose a producir nieve de forma cada vez más sostenible. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y FGC, presentaron recientemente un proyecto a tres años para tardar menos tiempo en crear la nieve y ahorrar agua y energía.

Habrá más nieve natural en los Pirineos orientales que en los occidentales

Este año, la Generalitat ha dejado de subvencionar la fabricación de nieve en las pistas de esquí privadas, pero en las de Ferrocarrils se sigue produciendo. Aun así, insisten en la idea de que no supone un gran gasto de agua: "Es agua que no se utilizaría para el consumo doméstico y existe un ciclo cerrado". ¿Cómo funciona, exactamente, este ciclo? La nieve producida se mezcla con la natural en las pistas. Ambas, cuando se funden, acaban en una balsa de almacenamiento donde se suman al agua de la lluvia. Además, esta reserva de agua, durant el año, prioriza el uso ganadero u otros usos de las poblaciones locales.

Polémica por el patinaje

La otra polémica invernal que ha desatado la sequía tiene las pistas de patinaje sobre hielo en su epicentro. Sant Feliu de Llobregat o Manresa son algunas de las ciudades donde esta instalación ha generado controversia. En la primera se gastarán 25.000 litros de agua (más el consumo de energía correspondente) para que la pista esté en marcha. En la segunda, 21.000 litros. Ambas localidades se encuentran en fase de preemergencia por sequía.

"El dectreto de preemergencia no regula específicamente la nieve artificial ni las pistas de hielo"

La pista de hielo de Girona será menos gruesa de lo que solía ser y consumirá un 40% menos de agua, según han anunciado las autoridades. En Olot se usará agua regenerada y en Platja d'Aro agua procedente de un pozo que no serviría para el consumo doméstico. ¿Por qué se permiten este tipo de pistas de hielo en plena sequía, cuando el Govern ha hecho una llamada urgente al ahorro?

La respuesta está en el decreto de la preemergencia (o emergencia, en el caso de los municipios que ya la sufren), que no regula específicamente ni la nieve artificial ni las pistas de hielo. Por lo tanto, este tipo de actividades recreativas quedan en manos de los ayuntamientos. Fuentes del Departament d'Acció Climàtica reconocen que son los consistorios los que deben valorar si es necesario tener una pista de hielo durante estas navidades. De todas formas, sí inciden en la idea de que una pista de hielo no debería aumentar la dotación diaria fijada por las restricciones: 210 litros por habitante y día (incluyendo consumo en el hogar y las actividades económicas).