Accidente laboral

Recuperado el cuerpo sin vida del hombre sepultado por un corrimiento de tierras en Cànoves i Samalús

Recuperado el cuerpo sin vida del hombre sepultado por un corrimiento de tierras en Cànoves i Samalús
2
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Un trabajador ha muerto este sábado al quedar sepultado en una zanja en la que trabajaba en el municipio de Cànoves i Samalús (Vallès Oriental), en una zona afectada aún por inestabilidades en el terreno desde el temporal 'Gloria', hace ya dos años. Sobre las 12.47 de la mañana, el muro de contención de una zanja de tres metros de profundidad en la que el hombre estaba trabajando cedió. Testigos presenciales avisaron a los Bombers inmediatamente. A las 18 horas de la tarde los efectivos a cargo del rescate han identificado el cuerpo sin vida del trabajador, aunque hasta las 11 de la noche no han conseguido rescatar el cadáver de debajo de los escombros.

Siete dotaciones de Bombers de la Generalitat han trabajado en la zona del accidente. Según fuentes del cuerpo, la caída del muro se produjo en un momento en que se estaban haciendo trabajos para impermeabilizar la pared que se ha derrumbado.

Vecinos de esta urbanización llevaban tiempo avisando del peligro de corrimientos de tierras en esta zona, como explicaron ayer mismo en EL PERIÓDICO.

Noticias relacionadas

Este 22 de enero se cumplen dos años del paso de la borrasca 'Gloria' y varias familias del municipio de Cànoves i Samalús, en Barcelona, siguen sin poder vivir en sus casas o lo hacen con miedo. Fuentes de Bombers aseguran desconocer si la caída de este muro ha tenido relación con los destrozos ocasionados por la borrasca 'Gloria'.

El Ayuntamiento de Cànoves i Samalús aconsejó a una decena de familias que abandonaran sus casas tras este fenómeno meteorológico extremo. Muchas siguen sin poder vivir en sus casas o lo hacen con miedo. Según los vecinos de la urbanización Ca l'Esmandia (que encargaron un estudio que recoge que, con otro episodio similar, más casas podrían caer), habría que estabilizar el terreno. Una obra que costaría 1,5 millones de euros que el ayuntamiento no quiere pagar, denuncian. El consistorio alega que no puede hacer mucho más al tratarse de "fincas privadas". "No podemos destinar dinero público a fincas privadas", defendió el alcalde del municipio, Josep Duch, en este diario.