En comunidad

Afectados por Gloria dos años después: viviendo en casas en terrenos inestables

Este 22 de enero se cumplen dos años del paso de la borrasca 'Gloria' y varias familias del municipio de Cànoves i Samalús, en Barcelona, siguen sin poder vivir en sus casas o lo hacen con miedo. Lo explican en la sección Entre Todos.

Xavier Duran, desde su finca, situada en un terreno afectado por la borrasca ’Gloria’.

Xavier Duran, desde su finca, situada en un terreno afectado por la borrasca ’Gloria’. / Anna Mas

4
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Las intensas lluvias generadas por el temporal 'Gloria' hicieron mucho daño especialmente en el litoral catalán y valenciano, pero también en el interior. Este fenómeno meteorológico extremo también dejó huella en municipios como Cànoves i Samalús, en la comarca del Vallès Oriental. Su Ayuntamiento aconsejó a una decena de familias que abandonaran sus casas. “La decisión fue acertada según las conclusiones a las que llegaron los tres estudios geotécnicos que se han realizado desde entonces en la zona”, escribe uno de los afectados, Xavier Duran, a la sección Entre Todos.

Duran nunca olvidará ese 22 de enero de 2020 cuando parecía que el mundo se acababa. “Esa noche cayeron 480 litros, estaba diluviando. El viento soplaba fuerte y se fue la luz. Al día siguiente la imagen era impactante, las vistas habían cambiado radicalmente. Era una película de terror”, relata vía telefónica este enfermero, de 40 años, a EL PERIÓDICO. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La casa unifamiliar que había comprado con su pareja, con un bebé recién nacido, hacía dos años se mantenía en pie. Debajo, en otro nivel, todo eran escombros. El terreno había cedido y varias fincas se hundieron. “Nuestra casa y otras de la zona más alta quedaron aparentemente intactas, pero con un episodio similar, con fuertes lluvias, podrían caer también. Es la conclusión de un estudio que encargamos varias familias de la urbanización Ca l'Esmandia, en el que se recomienda estabilizar el terreno. Eso costaría 1,5 millones de euros, una obra muy importante que el Ayuntamiento no quiere pagar”, asegura este vecino que ahora vive a caballo entre su casa y un piso en Cardedeu. “Vivimos en un piso de alquiler por nuestra seguridad, pero casi todas nuestras pertenencias están en la urbanización”, puntualiza.

Durante la borrasca 'Gloria', en enero de 2020, se hundieron varias casas. En la foto, la urbanización Ca l'Esmandia.

/ Anna Mas

Duran es enfermero y su pareja, traductora. Pagar la hipoteca y un alquiler supone una sobrecarga económica que no sabe si podrán mantener durante mucho tiempo. “Nuestros vecinos, otra pareja con dos hijos, ahora mismo está viviendo en la finca pero cuando llueve mucho se van a la autocaravana, aparcada justo delante. Estamos siempre mirando el parte meteorológico y eso no es vida”, añade Duran con la voz entrecortada.

"Estamos siempre mirando el parte meteorológico y eso no es vida"

Las dos parejas firman la carta enviada a la sección Entre Todos. Con su misiva quieren hacer pública su situación e intentar implicar a todas las partes para “encontrar una solución que ponga fin a su estado de abandono”. Siente que su Ayuntamiento les está dando la espalda, aunque les haya ofrecido acompañamiento y asesoramiento técnico-jurídico. En este sentido, el alcalde del municipio, Josep Duch, explica a EL PERIÓDICO que “inmediatamente después” del temporal Gloria pusieron en marcha los estudios para ver el alcance de daños y ofrecieron su ayuda. Con todo, subraya que no pueden hacer mucho más al tratarse de “fincas privadas”.

Ayudas que no llegan

Duch confirma el presupuesto de una posible consolidación del terreno pero insiste que ellos no pueden asumir esa obra. “La ley es clara en este sentido y no podemos destinar dinero público a fincas privadas”, reitera el edil, que recomienda a los afectados dirigir sus demandas a sus seguros. Duran discrepa porque considera que el consistorio está pasando por alto que el problema radica en el subsuelo, que es de titularidad pública, y que una solución privada e individualizada no conseguirá corregir la inestabilidad de toda la ladera. 

Los vecinos aseguran que las compañías aseguradoras y el Consorcio de Consorcio de Compensación de Seguros han rechazado cualquier tipo de responsabilidad tanto con las fincas que se hundieron como con las que siguen en pie esgrimiendo que los corrimientos de tierra quedan excluidos de las coberturas de sus pólizas, sin tener en cuenta que "la causa primera del hundimiento en la urbanización fue la lluvia", subraya Duran. Los informes del Ayuntamiento desaconsejan vivir en las fincas que siguen en pie, pero ese riesgo a futuro no es suficiente para las aseguradoras. 

Noticias relacionadas

¿Habría ayudado solicitar la declaración de zona catastrófica en Cànoves i Samalús como pedían los damnificados? Duch es tajante: el ámbito afectado es tan pequeño que no se pueden acoger a estas ayudas. Con todo, el alcalde sí asegura haber tramitado una línea de ayudas estatales específicas para compensar los daños causados por el temporal. Dos años después, todavía no han obtenido respuesta y los vecinos se sienten abandonados por unos y otros. 


Si quieres dar a conocer tu punto de vista entre la comunidad de EL PERIÓDICO y que tus quejas reciban respuesta, únete a Entre Todos , donde podrás publicar tus cartas y leer otros artículos.