Cumbre del clima de Glasgow

Las emisiones de carbono repuntan hasta acercarse a los niveles del 2019

  • El Global Carbon Budget calcula un incremento para este año del 4.9%, liderado por la industria y el sistema eléctrico

  • El mundo debería reducir anualmente sus emisiones tanto como en 2020 para evitar que las temperaturas aumenten por encima de los 1.5 grados respecto a sus niveles preindustriales

Las emisiones de carbono repuntan hasta acercarse a los niveles del 2019
3
Se lee en minutos
Ricardo Mir de Francia
Ricardo Mir de Francia

Periodista

ver +

La pandemia dio un respiro al clima. Fue una de sus pocas virtudes. Los meses de parálisis industrial, carreteras sin coches y desplome de la demanda energética redujeron las emisiones de gases de efecto invernadero un 5.4% durante 2020, la caída anual más acentuada de las últimas tres décadas, superior al impacto que tuvo la crisis financiera del 2008 o el desmembramiento de la Unión Soviética. Pero con la vuelta gradual de la normalidad y la rápida reactivación de la economía, el progreso del último año no ha tardado en convertirse en una anécdota pasajera. Las emisiones están llamadas a crecer este año un 4.9% para quedar muy cerca de los niveles del 2019, según los cálculos del Global Carbon Budget, todo un reflejo del mayúsculo desafío que enfrenta el mundo si quiere evitar los escenarios más catastróficos del cambio climático.

Las conclusiones del Global Carbon Budget --elaborado por científicos de las universidades británicas de Exeter e East Anglia, la estadounidense de Stanford y el think tank noruego Cicero –se presentarán este jueves en la COP26 de Glasgow, donde se siguen negociando nuevos compromisos para acelerar la reducción de emisiones. “El repunte de las emisiones globales de dióxido de carbono refleja una vuelta a la economía fósil anterior al covid”, afirma el profesor Pierre Friedlingstein, principal autor del informe, durante su presentación ante los medios. “Las inversiones en la economía verde de los planes de recuperación poscovid en algunos países han sido hasta la fecha insuficientes para evitar una vuelta a los niveles de emisiones anteriores a la pandemia”. Solo el 21% de los más de 14 billones de dólares invertidos por los distintos gobiernos para salir de la recesión de la pandemia se han dedicado a promover las renovables y la transición ecológica, según un estudio de la Universidad de Oxford y la Green Fiscal Policy Network.

La vuelta al viejo estatus quo está liderada por la industria y el sistema eléctrico, los sectores que más contribuyen al calentamiento global. Se espera que las emisiones del carbón y el gas superen este año los niveles del 2019, según el Global Carbon Budget. Países como China e India no han tardado en recurrir al carbón ante la feroz competencia por la energía que ha generado la recuperación, alejando las pretensiones de la COP26, que ha pedido a los países desarrollados que acaben con el más contaminante de los combustibles en 2030, un plazo que se extiende hasta 2040 para los países en desarrollo. Más lenta está siendo la recuperación del petróleo, cuyas emisiones quedarán este año por debajo de los niveles del 2019.

Asia lidera el aumento de las emisiones

Entre las naciones más contaminantes, China e India rebasarán este año sus emisiones previas al inicio de la pandemia. Una mala noticia, si se tiene en cuenta que la primera genera el 31% de las emisiones globales y la segunda un 7%. Esos gases de efecto invernadero también aumentarán en Estados Unidos (responsable del 14% de las emisiones globales) y la Unión Europea (7%), pero en ningún caso alcanzaran los baremos de 2019, lo que confirma su trayectoria descendiente en ambas regiones. Tampoco lo hará en el resto de países del mundo, responsables del 40% restante de las emisiones.

Noticias relacionadas

En la última década la concentración total de emisiones, tanto las derivadas de la quema de combustibles fósiles como de la gestión del suelo, se ha mantenido relativamente estable, alcanzando una media anual de 39.700 millones de toneladas de CO2, según el estudio del Global Carbon Budget. Una cifras que complican enormemente el objetivo de prevenir que la temperatura media del planeta rebase los 1.5 grados respecto a los niveles preindustriales. Para tener un 50% de probabilidades de lograrlo, el mundo debería reducir anualmente sus emisiones tanto como lo hizo el año pasado. Es decir, conseguir reducciones superiores al 5% anual de aquí a 2050.

“Alcanzar las emisiones neutras de CO2 en 2050 requiere recortar una media de 1.400 millones de toneladas anuales de CO2”, asegura Friedlingstein. “En 2020 las emisiones se redujeron en 1.900 toneladas, de modo que debemos recortar cada año una cantidad similar a la alcanzada durante el covid”.