CAMPAÑA DE PREVENCIÓN

La Generalitat aumenta sus recursos para afrontar un verano con más riesgo de incendios

La responsabilidad ciudadana también es clave: el 54% de los incendios del 2020 fueron intencionados o a causa de una negligencia

Los bomberos apagan un incendio en la Pobla de Massaluca

Los bomberos apagan un incendio en la Pobla de Massaluca / Bombers de la Generalitat

5
Se lee en minutos

Catalunya se enfrenta a un verano con un peligro potencial de incendios superior al del 2020. Los principales factores de riesgo son la carencia de lluvia y el estado de la vegetación, pero también la actividad humana en el medio natural.

Para hacer frente a esta situación, la Generalitat desplegará los máximos recursos disponibles durante la campaña forestal de verano, que se concentra entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. En total, destinará más de 5.000 servidores públicos -entre bomberos profesionales, bomberos voluntarios, agentes rurales y protección civil, entre otros-, 1.000 vehículos terrestres y más de una veintena de medios aéreos, así como 16 drones del cuerpo de Agentes Rurales.

Aún así, una vez más, también será clave la concienciación ciudadana para prevenir el fuego. Un 54% de los incendios fueron intencionados o bien por una negligencia el año pasado. Durante 2020, once incendios fueron provocados por el lanzamiento de una colilla. El conseller del Interior, Joan Ignasi Elena, lo resumió así durante la presentación del dispositivo de la campaña forestal: “La actitud no tiene que ser de alarma, pero sí de alerta ante un verano complicado”. Elena recordó que “la tendencia de los últimos 15 años en el número de incendios es decreciente”, gracias a la mayor concienciación ciudadana y también a la tarea de Bomberos, Agentes Rurales, Protección Civil o las ADF, pero hizo un llamamiento a “no bajar la guardia”.

Cataluña encara una nueva campaña forestal que viene precedida por un año 2020 que registró el número de incendios más bajo de los últimos años, no tanto por la reducción de la movilidad que causó la pandemia de la Covid-19, sino por unas mejores condiciones climáticas. El año pasado se registraron 150 incendios forestales y 91 hectáreas quemadas, una cifra muy baja teniendo en cuenta la media de los últimos 15 años: 248 incendios y 2.550 hectáreas anuales.

La campaña forestal, que llega en plena fase de despliegue del Plan de Bomberos 2025, empieza garantizando el mínimo de personal en todos los Parques de Bomberos funcionarios. Para adecuar la respuesta operativa al cambio climático y a la desestacionalización del riesgo forestal, además, se han incrementado las contrataciones de personal por periodos de 6 meses.

En cuanto a los vehículos, los Bomberos de la Generalitat están renovando su flota con 92 nuevos camiones de tipo bomba rural pesado (BRP) con una inversión de 40 M€. Los Bomberos también han recibido ya 22 nuevas unidades, que se añaden a la renovación de los 263 vehículos ligeros que llegaron el julio de 2020.

Cámaras de vigilancia en todo el territorio

La campaña arranca, además, con la instalación de 53 cámaras de vigilancia en 39 emplazamientos distribuidos por todo el territorio, en los que se encuentran las zonas de más riesgo de incendio forestal. En caso de declararse un incendio, estas cámaras son especialmente útiles para controlar su evolución y decidir como abordar su extinción.

En cuanto a los medios aéreos, se desplegarán 24 en total: cinco aviones de vigilancia y ataque, a los cuales se añadirán cuatro aviones del Ministerio de Agricultura, cinco helicópteros de mando y diez helicópteros bombarderos.

Los Bomberos de la Generalitat han incorporado a su operativa un dron que tiene que servir para mejorar su respuesta en las emergencias. Esta nueva herramienta apoyará en la extinción de los incendios forestales, pero también en otros ámbitos operativos.

La autoprotección y las políticas de prevención

Otra novedad de este año es la integración del cuerpo de Agentes Rurales al Departament de Interior, un hecho que facilitará la coordinación y la eficacia en la campaña forestal. Esta medida representa la incorporación de 490 agentes, 259 vehículos, 16 drones y un helicóptero de esta unidad que durante todo el año hace vigilancia, inspección y prevención, con 11.400 actuaciones vinculadas a la prevención de incendios, desde septiembre del 2020 a junio de este año.

Agentes Rurales durante un servicio

/ Bombers de la Generalitat

En relación con la importancia de la prevención, tal como expuso la consellera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, Teresa Jordà, en un contexto de emergencia climática, la prevención es imprescindible para hacer frente a los efectos de los incendios sobre nuestros bosques. El Departamento ha reforzado las ayudas en las franjas de protección de las urbanizaciones, apoyando económicamente a los ayuntamientos para ejecutar 301 actuaciones.

Para minimizar los riesgos de la siega, con la colaboración de los campesinos y campesinas, Agentes Rurales y el DACC implementan la campaña de la siega, un plan de prevención relacionado con los trabajos de siega de los cereales que ha permitido reducir un 80% el número de incendios relacionados con esta cuestión.

Fuera de campaña, pero, como medidas de prevención de incendios, Acción Climática y Agentes Rurales han llevado a cabo 37 quemas controladas con el Grupo Especial de Prevención de Incendios Forestales (GEPIF), que han quemado 323 hectáreas. También se ha llevado a cabo la campaña del vello para evitar los incendios en las bosques de ribera, remojando el vello que desprenden los chopos.

Además, se continúa con el control de las actividades de riesgo, que restan prohibidas entre el 15 de marzo y el 15 de octubre.

Llamamiento a utilizar el 112 para avisar de incendios

Además de los recursos humanos y materiales destinados a la prevención y extinción de incendios, desde la Conselleria de Interior se hace un llamamiento a la colaboración ciudadana para alertar de los fuegos, cuánto antes mejor. Cualquier persona que vea alguna columna de humo o indicio de fuego forestal tiene que llamar al Teléfono de Emergencias, porque es el canal de entrada de los avisos que activa todos los servicios de emergencias. El año pasado el 112 recibió 7.700 llamadas relacionadas con incendios forestales.

Además, este año asumirá la gestión de las llamadas en Barcelona ciudad que van dirigidas a Bomberos de Barcelona, esto incluye las llamadas que se refieran a incendios en Collserola.

Para mayor información, se puede consultar la web del Departament de Interior.