Salud mental

Seis de cada 10 médicos sufren el síndrome del trabajador quemado

  • La pandemia multiplica el porcentaje de sanitarios que padece problemas de salud mental

  • Un 30% de los facultativos admite que consume tranquilizantes y un 34% baraja abandonar la profesión

Personal médico trata a un paciente que padece covid y está con una máscara de oxígeno en la uci del hospital belga de Charleroi, el pasado día 5.

Personal médico trata a un paciente que padece covid y está con una máscara de oxígeno en la uci del hospital belga de Charleroi, el pasado día 5. / Reuters / Yves Herman

Se lee en minutos

Para un médico, explicar a un familiar que se le ha muerto un ser querido, sobre todo si el paciente es joven y el fallecimiento inesperado, es algo muy duro, aunque para muchos facultativos forme parte de su vida diaria. Los profesionales sanitarios “reciben formación para salvar vidas”, no para comunicar desgracias, según explica Tomás Cobo, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC). Por eso y debido a las condiciones laborales en muchos casos precarias, si ya antes de la pandemia, tres de cada diez médicos confesaba padecer el síndrome de ‘bornout’ o del trabajador quemado, una forma de estrés que se cronifica y cursa hartazgo y agotamiento mental, con la pandemia el porcentaje se ha multiplicado. Ahora confiesan padecerlo seis de cada diez facultativos.

En este contexto, el consumo de tranquilizantes e hipnóticos se ha incrementado entre los profesionales de la medicina, los toman casi el 30%, frente al 18% antes del virus. Además, un 20% se ha planteado adelantar la jubilación y un 34% ha llegado a barajar la idea de abandonar la profesión, según se desprende de la encuestaRepercusiones del covid-19 sobre la salud de los médicos de España’, realizada por la Fundación Galatea, la OMC y otras entidades con la participación de 4.515 médicos.

Insomnio

La investigación revela también que los facultativos duermen menos y peor debido al incremento de trabajo y el estrés que les genera el coronavirus, de hecho un 27% duerme menos de seis horas, un porcentaje que dobla el registrado antes de la pandemia. Asimismo, un 51% confiesa sentirse “sobrepasado” y menos preparado física y emocionalmente ante cada nueva ola y muchos admiten que sus hábitos de vida han empeorado. De hecho, disminuye del 50% al 28% la práctica habitual de actividad física y se incrementa del 4% al 7% la proporción de profesionales que admiten en la encuesta que consumen bastante o mucho alcohol.

Pese a ello, todavía son pocos los médicos que acuden a los servicios de apoyo a la salud mental para hacer frente a ese malestar emocional y cansancio acumulado. “Tienen pánico a ser relacionados con los servicios mentales y por eso, si piden ayuda, optan por la oferta que preserva el anonimato”, explica Antoni Calvo, director de la Fundación Galatea, institución que desde el inicio de la crisis sanitaria ha efectuado 4.400 intervenciones a través del servicio de teleapoyo psicológico.

El psicólogo

Noticias relacionadas

Según la encuesta, el 13% de los profesionales sondeados reconoce que necesita ayuda pero no recurre a este tipo de servicios. Si a ese porcentaje se añade el de sanitarios que sí van al psicólogo, el resultado es que una cuarta parte de los médicos (el 24,9%) son usuarios reales o potenciales de los servicios de apoyo a la salud mental.