Restricciones por el covid

El Procicat estudiará un futuro confinamiento por veguerías o áreas sanitarias

Control de tráfico de los Mossos en la rotonda de Montgat, en la N-II. / FOTO Y VÍDEO: RICARD CUGAT

4
Se lee en minutos
Fidel Masreal / Oriol Lara / Leo Santos

El órgano de coordinación de las medidas de contención del coronavirus en Catalunya, el Procicat, estudiará, a propuesta de los representantes de JuntsxCat, la posibilidad de que el área de restricción de la movilidad deje de ser la comarca y sea la veguería o la región sanitaria, como han pedido este jueves diversos alcaldes del territorio, desde el Pirineo hasta las Terres de l'Ebre. Según ha sabido este diario, la medida se pondrá sobre la mesa en la reunión que el Procicat tiene previsto celebrar este viernes, pero no parece que el ala de ERC que participa en el encuentro la apoye. Al menos de momento.

Con el nuevo confinamiento comarcal, las regiones del Pirineo y las del sur de Tarragona -las más visitadas por los catalanes durante la Semana Santa- han criticado la nueva restricción de movilidad que ha adoptado la Generalitat y que entra en vigor este jueves a las 12 de la noche. El alcalde de Ripoll, Jordi Munell insiste en “que a veces estas medidas que se aplican genéricamente no son demasiado lógicas”. “No es lo mismo un pueblo 300 habitantes de la comarca de Osona como puede ser Sant Boi de Lluçanés o Perafita, que tinene a Ripoll como ciudad de referencia, que los municipios que tienen más de 500.000 habitantes”, lamenta el gobernante de JuntsxCat. 

Las consecuencias más directas de las restricciones de movilidad influyen en mayor medida a los ciudadanos de las comarcas vecinas. “Afecta a muchos pueblos como Ripoll y comarcas de montaña, porque muy a menudo prestamos servicios, comercio y actividad a habitantes de pueblos pequeños del perímetro de comarcas colindantes como el norte de Osona, Alta Garrotxa, Berguedà...”, prosigue el edil, que entiende el difícil equilibrio que hay entre dejar vivir y vivir. A pesar de sus quejas, entiende que “no podemos criticar la salud porque la vida va por delante de todo”, pero Munell exige medidas y soluciones “más quirurgicas y adaptadas al entorno”.

Confinamiento por regiones sanitarias

Otra de las regiones del Pirineo que ha pedido que el confinamiento no sea tan estricto ha sido l’Alta Ribagorça. En la línea del alcalde de Ripoll, el Consell Comarcal de l’Alta Ribagorça ha mandado un comunicado donde pide que se tengan en cuenta las especifidades de cada territorio y ha reclamado al Govern que el confinamiento para frenar la pandemia sea por región sanitaria y no por comarcas. Así, lo que permitiría esta nueva disposición son los movimientos entre esta comarca y el Alt Urgell, la Cerdanya, el Pallars Jussà, el Pallars Sobirà y la Vall d’Aran, todas de la región del Alt Pirineu i Aran.

La presidenta del Consell y alcaldesa de Vilaller, María José Erta, ha defendido que el confinamiento en su región, una comarca con baja densidad de población, sea "de veguería coincidiendo con la región sanitaria para no ahogar la la economía de comarcas con una baja densidad de población”. Erta ha lamentado que el Govern “obvie necesidades de movilidad que son esenciales” y ha añadido que el confinamiento comarcal tiene un alto impacto sobre todo en el sector comercial, hotelero y de restauración. Esta situación provoca que “muchos negocios no podrán levantar la persiana si solo cuentan con los clientes de los pueblos, siendo la comarca más pequeña de Catalunya.

Necesidad de movilidad

En el sur de Catalunya, la alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé, ha calificado de "muy mala noticia" que se vuelva a aplicar el confinamiento comarcal. Las Terres de l'Ebre reclaman desde hace meses que se tenga en cuenta la singularidad del territorio, sobre todo porque la ciudad de Tortosa concierta servicios que necesitan las cuatro comarcas. "Por densidad de población es necesario que el confinamiento en el Ebro sea en el ámbito de la veguería, que coincide con la región sanitaria. Sería más lógico porque somos como una ciudad media del área metropolitana", recordó Roigé. "No entendemos que hagan otras concesiones y que aquí no se permita a las necesidades de movilidad que tenemos", añadió.

"Es totalmente incomprensible", ha denunciado por su parte María José Fernández, presidenta de la Asociación de Empresarios de las Comarcas del Ebro (AECE). Los empresarios insisten en que no se puede aplicar las mismas restricciones que en Barcelona y el área metropolitana en un territorio con una densidad de población baja y con muchas relaciones socioeconómicas entre las cuatro comarcas. "No nos han hecho caso y no tienen en cuenta las necesidades del territorio", lamentó Fernández.

Noticias relacionadas

Los empresarios buscarán la implicación de alcaldes, del delegado del Gobierno, Xavier Pallarés, y del subdelegado en Tarragona del gobierno español, Joan Sabaté, para que se escuche esta demanda. "Iremos de la mano de quien sea para que se nos escuche, en beneficio de las empresas y de todas las personas que vivimos en las Tierras del Ebro", reivindicó la presidenta de la AECE. Y es que además de las relaciones personales, el confinamiento comarcal tiene un alto impacto económico en el Ebro sobre todo en las capitales, que concentran los servicios y el comercio, y que acaba repercutiendo en otras empresas y autónomos que trabajan para estos sectores. Fernández ha insistido en que se pide la unidad territorial a efectos de movilidad por la baja densidad demográfica y la "idiosincrasia" del territorio. "No tiene sentido. Hay muchos comercios y empresas que viven de los pueblos vecinos y de la interrelación entre todas las personas de las Tierras del Ebro y también de fuera del territorio" , dijo. La incidencia del covid, insiste la entidad empresarial, aunque también arrastra una tendencia negativa desde hace días, es más baja que en otras zonas y regiones del país.