Violencia contra las mujeres

La Generalitat abrirá tres centros para reeducar a los 'machitos'

  • El Govern está estudiando la creación de tres equipamientos donde se forme a los hombres y jóvenes que adquieren roles de masculinidad tóxica

  • La subdirectora general de Lucha contra la Violencia Machista admite que hay que mejorar el sistema de prestaciones sociales y vivienda para las mujeres maltratadas y los hijos huérfanos

  • En 2020, tres niños perdieron a sus madres por culpa de la violencia machista

Un hombre levanta la voz y simula un caso de violencia de genero con su pareja durante ejercicio de formación impartido por la Policia Municipal de Madrid que simula un caso de violencia de genero y violencia familiar.

Un hombre levanta la voz y simula un caso de violencia de genero con su pareja durante ejercicio de formación impartido por la Policia Municipal de Madrid que simula un caso de violencia de genero y violencia familiar. / Europa Press / Ricardo Rubio

Se lee en minutos

Los delitos de violencia machista desarrollados por hombres jóvenes y menores de edad no dejan de crecer. Y los que perpetran los adultos siguen siendo demasiados. "Debemos poner el foco en los hombres, en romper los roles de masculinidad que les llevan a actuar de forma violenta", explica Montse Sánchez, subdirectora general de Lucha contra la Violencia Machista de la Conselleria d'Afers Socials. Por ello están trabajando para abrir tres centros de atención a los hombres en toda Catalunya a finales de 2021.

Sin agresores no habría agresión. Y por este motivo la Generalitat aplica una medida que varias entidades ya habían reclamado desde hace tiempo, y que Barcelona ya puso en marcha en 2016. "Estamos trabajando conjuntamente con Justícia, Interior, Salut, expertos en violencias y distintas entidades que atienden la violencia machista", explica Sánchez. "A nivel social, los hombres que no adoptan roles violentos son atacados, y el rol violento es premiado. Debemos acabar con esto y reeducar a los hombres", agrega la subsecretaria. Roles como el control, la coacción o el hecho de pensar que una mujer les pertenece y que está a sus órdenes.

En este sentido, la idea es que los centros hagan terapias a los hombres que quieran acudir allí pero también se dediquen a extender y promover las nuevas masculinidades, las sanas, en charlas, colegios, institutos o centros de trabajo. Sánchez prevé que a finales de año estos centros ya estén abiertos. Por el momento, están pensadas dos ubicaciones. Uno de ellos estará en Terrassa, y otro en Tarragona.

De hecho, la pandemia del coronavirus y las restricciones en la vida social han agravado la situación de las mujeres maltratadas. En cuanto se aplicó el confinamiento estricto, el Govern se centró en atender 200 mujeres que estaban conviviendo con su agresor. Y a diferencia de los datos judiciales, las atenciones hechas por el Institut Català de la Dona y los servicios especializados contra la violencia machista se dispararon. Las llamadas, videollamadas o encuentros presenciales con mujeres víctimas de violencia machista aumentaron un 95% respecto al 2019, superando las 44.700 atenciones. En el caso de los hijos que presenciaron o vivieron situaciones de violencia contra sus madres crecieron un 54%, con más de 8.000 atenciones.

El drama de salir sin un techo

Uno de los grandes problemas en los que se encuentran las víctimas de la violencia machista en Catalunya es la falta de un techo para salir del sitio donde están maltratadas. La asociación In Via lamenta que la lista de espera para entrar en una casa de acogida sea ahora de dos meses, y que haya decenas de mujeres viviendo en pensiones y aisladas, cosa que no mejora su situación mental y emocional. "La lista de espera en los pisos de inclusión es cero, aunque sí es cierto que durante el confinamiento llegamos a tener 50 mujeres en espera", cuenta Sánchez.

En 2020, el Govern reforzó los servicios de atención a la mujer. Duplicó los centros de atención y aumentó en 150 plazas de acogida en pisos. "También ofrecimos una partida extra a los ayuntamientos para que acogieran y atendieran a mujeres maltratadas con servicios especializados, y nos estamos encontrando que algunos no lo están aplicando", señala Sánchez. Por ello la Generalitat está elaborando un diagnóstico para esclarecer las problemáticas que se están encontrando los entes locales y tratar de solventarlas.

Empleos en plena crisis económica

Después de encontrar un hogar de refugio, las mujeres necesitan salir de él. "Nos preocupa que la crisis económica que venga les acabe lastrando aún más. El foco este año lo ponemos en el empleo", señala la subdirectora. Por ello, aclara, están realizando contactos con empresas y espacios de formación para que las mujeres ya acogidas puedan salir de los recursos con un sueldo y un empleo este 2021. "Sin ello jamás serán libres", zanja Sánchez. Otra problemática está en la necesaria rotación de las plazas que ya están ocupadas.

Además, las escasas ayudas económicas que reciben las mujeres víctimas de maltratos, o los hijos supervivientes que han perdido a sus madres, tampoco ayudan a la recuperación. El trámite suele ser excesivamente burocrático, y a veces ni los propios profesionales de los servicios públicos los conocen. "En 2020 nos hemos centrado en las ayudas de los niños huérfanos", cuenta Sánchez. Ese año hubo tres. "Los distintos servicios tienen que trabajar entre ellos, buscar los documentos necesarios para que puedan cobrar esta ayuda", aclara.

Noticias relacionadas

Ayuda para los que protegen

Muchas de las mejoras que están aplicando los equipos de atención a las mujeres maltratadas, entre ellos los Mossos, se deben a la modificación de la ley catalana contra la violencia machista, que por primera vez cataloga a las violencias de segundo orden. Es decir, cuando el agresor cohíbe o ataca a terceras personas que protegen a las víctimas para que la mujer no denuncie. "Si no acabamos con ello, no superaremos la violencia machista", añade Sánchez. Ahora estas terceras personas podrán acudir a los servicios especializados del Govern (SIE) para recibir todo el asesoramiento necesario, incluido el psicológico.