SEGUNDA OLEADA DE COVID-19

Catalunya, abocada a un confinamiento perimetral

La Generalitat ultima esta medida, ya que el estado de alarma no permite un cierre total del territorio

Expertos sanitarios defienden que bares y restaurantes permanezcan con la persiana bajada al menos un mes

Las Ramblas, prácticamente vacías a las 22.15 horas del pasado lunes.

Las Ramblas, prácticamente vacías a las 22.15 horas del pasado lunes. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Catalunya está abocada al confinamiento perimetral de su territorio, pues el estado de alarma aprobado el pasado domingo no contempla el confinamiento domiciliario. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado que, con este instrumento, no es posible. "Ni de un día, ni de dos días, ni de fin de semana", ha zanjado el titular de Sanidad este miércoles.

De este modo, esta opción quedaría descartada, para evitar una probable negativa del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). Según Illa, además de que no es posible un confinamiento total con el actual estado de alarma, existe un "abanico de posibilidades previas" que podrían "estabilizar y rebajar" la curva de contagios, ha dicho en una entrevista en TV-3.

En este contexto, la Generalitat ultima su respuesta y tendrá preparadas para este jueves nuevas restricciones para contener el covid-19, en el marco del plan de protección civil Procicat. En concreto, están sobre la mesa varias opciones, aunque fuentes del Govern insisten en que aún no hay nada decidido. Pero la única opción plausible parece ser el confinamiento perimetral del los municipios, comarcas o regiones sanitarias con más casos de coronavirus, a la vez que es muy probable que se prorrogue el cierre de bares, restaurantes y centros de estética, que el próximo fin de semana ya llevarán 15 días cerrados. Como reconoció el martes el secretario general de Salut, Marc Ramentol, en Catalunya "no es la hora de comenzar a desescalar [las restricciones], sino de poner más medidas".

Este miércoles, varios miembros del Govern han celebrado contactos iniciales con expertos de Salut y Protecció Civil, con el fin de analizar el problema desde un punto de vista sanitario, económico y social. La reunión ha durado casi cuatro horas. Por su parte, fuentes del Ayuntamiento de Barcelona aseguran que, de momento, no ha habido "interlocución formal" con la Generalitat sobre el posible cierre perimetral de Barcelona, aunque esperan que, entre este miércoles y mañana, se les comuniquen las próximas medidas, informa Toni Sust. Como ocurrió en mayo, Barcelona estaría más interesada en un confinamiento perimetral de toda el área metropolitana, donde residen mucho de los trabajadores que cada día se trasladan a la ciudad para trabajar.

Desaceleración del ritmo de la pandemia

La buena noticia, en medio de una situación "crítica e insostenible", como la definió ayer el coordinador de la unidad de seguimiento del covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz, es que el crecimiento de la epidemia en Catalunya ha empezado a desacelerarse. El índice de reproducción (o Rt, que indica la velocidad de transmisión de la enfermedad) ha bajado este miércoles de 1,52 a 1,38, al igual que el riesgo de rebrote (el cual marca el crecimiento potencial de la pandemia), que ha descendido 47 puntos y se ha situado en 840.

El índice de reproducción y riesgo de rebrote bajan, pero la situación sigue siendo "crítica"

Los epidemiólogos consideran que estos primeros datos de la ralentización del crecimiento de la epidemia son fruto del cierre de bares, restaurantes y centros de estética decretado hace 12 días, aunque advierten de que los ingresos hospitalarios seguirán creciendo hasta que la Rt no se sitúe por debajo de uno.

Según las cifras de Salut, en las últimas 24 horas se han contabilizado 4.854 nuevos contagios y 38 fallecimientos más, mientras que la tensión en los hospitales sigue creciendo: hay ya 2.205 pacientes con covid-19 ingresados, 67 más que ayer, de los cuales un total de 398 están graves en unidades de cuidados intensivos (ucis), 30 más que la víspera.

"No exportar más casos"

Joan Ramon Villalbí, miembro de la Junta directiva de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), considera que el confinamiento perimetral es útil para "no exportar más casos". "Pero no cambia lo que pasa dentro. Se podría plantear cerrar algunos municipios, pero hay zonas, como el área metropolitana de Barcelona, que están igual de mal", explica. Aunque un confinamiento total de Catalunya no es posible con el actual estado de alarma, Villalbí tampoco cree que esta fuera la opción mejor por el "coste económico". "Incluso aunque fuera corto, de dos o tres semanas. Hay mucha gente que vive al día", dice.

Para Villalbí, la ciudadanía de todo el planeta vivirá esta situación hasta que no aparezca una vacuna segura y de la cual se puedan repartir dosis masivamente. "Hasta entonces, estaremos jugando al gato y el ratón", opina. Cree que la situación no es como la de marzo, cuando morían muchos más enfermos graves que ahora. "Además, ahora estamos diagnosticando casi todos los casos; en marzo, solo entre un 5% y un 10% de los contagiados", dice Villalbí. Y cree que bares y restaurantes deben seguir cerrados porque es donde ha habido "más dinámicas de infección".

El confinamiento perimetral es útil para "no exportar más casos", pero "no cambia lo que pasa dentro"

Opina lo mismo el jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), Benito Almirante. "Es segurísimo que no abrirán. Seguirán cerrados hasta que el baje el número de casos diarios. Al igual que el toque de queda, es una medida que, como mínimo, estará vigente un mes. Estamos preparando el terreno para poder celebrar las Navidades", explica Almirante.

Te puede interesar

Asegura que la actual situación, aunque es "preocupante", no es "en absoluto" comparable a la de abril. "El número de personas hospitalizadas era entonces entre cuatro o cinco veces superior. España llegó a tener mil muertos al día; mientras que este miércoles ha habido 168". Almirante cree que el otoño del próximo año ya podría haber una vacuna para las personas más vulnerables.