27 oct 2020

Ir a contenido

La pandemia deja sin existencias las tiendas y los talleres de bicis de Manresa

Las excursiones sobre dos ruedas emergieron como la alternativa ideal ante gimnasios cerrados y vacaciones anuladas por el covid-19

Anna Hernàndez

Tienda de bicicletas Sala Sport Bike, en Manresa.

Tienda de bicicletas Sala Sport Bike, en Manresa. / ANNA HERNÀNDEZ

"Vivo cerca de un camino donde antes pasaba una bicicleta de vez en cuando. Cuando, durante el confinamiento, se pudo salir a hacer deporte, quizás  pasaban 15 personas en bici cada 5 minutos. Aquí ya vi que algo fuerte pasaría al volver al trabajo".

Estas vivencias de Francesc Sala, propietario de la tienda de bicicletas Sala Sport Bike, resumen bien el fenómeno que vivieron las tiendas de bicis en Manresa (Bages, Barcelona) después del confinamiento, cuando se quedaron sin existencias, publica 'Regió 7', del grupo Prensa Ibérica, al que también pertenece El Periódico de Catalunya.

Esto pasó a primeros de mayo, pero todavía hoy, en este mismo local manresano, el teléfono no deja de sonar. Son clientes que piden información para comprar bicis, pero también son proveedores que advierten que ya no tienen más recambios para el taller.

En la tienda TBellès muchos de los mostradores están medio vacíos, sobre todo los de bicis que no pasan de los 1.000 euros, las que son de gama mediana y baja. En la tienda Decathlon la situación es la misma: aseguran haber multiplicado por cuatro la venta de bicicletas de gama baja a raíz del desconfinamiento.

El confinamiento, la gran causa

El confinamiento dejó los gimnasios cerrados y, actualmente, todavía tienen muchas limitaciones. Por otro lado, también a causa a la pandemia, muchas personas han suspendido sus viajes. Todo ello ha hecho que la bicicleta sea la alternativa ideal de este verano.

Marta Navarro, de la tienda Bike & Pons, dice que "la gente ha decidido pasar un verano a base de excursiones en bicicleta, nos han venido muchas familias a comprar bicis para todos". De hecho, el ciclismo es un deporte que se hace al aire libre y no requiere contacto físico con nadie y, por lo tanto, el riesgo de contagio es más bajo.

Albert Bellès ha podido constatar que durante los tiempos de crisis la venta de bicicletas aumenta significativamente: "Las personas sustituyen el avión por la bicicleta, ya lo notamos en el 2008 y lo volvemos a notar ahora".

Las tiendas vacías y los talleres llenos. A muchos establecimientos ahora solo les quedan las bicis de gama alta y pocos ejemplares del resto. La cuestión es que solo quedan las últimas bicicletas de muchos modelos y esto crea mucha incertidumbre a los compradores actuales. "Si solo queda la bici de niño de 5 años de color rojo, a pesar de que aquella persona en condiciones normales se habría acabado quedando la roja, ahora le genera dudas el hecho que sea la última y no  tenga más para elegir", explica Bellès.

Los artículos más vendidos

El final de la primavera y el verano es una temporada fuerte para las tiendas de deporte y, en este caso, de bicis. Ahora bien, "que desde mayo se tripliquen las ventas y nos quedamos sin estoc durante meses es algo impensable durante los 7 años que Bike & Pons hace que es abierto", explica Navarro.

Además de las bicicletas de gama baja y media y las de iniciación, un artículo que los comerciantes coinciden en que fue de los más demandados durante el confinamiento fueron los rodillos, una estructura que sirve para convertir las bicis en estáticas. También la ropa y los accesorios han sido muy demandados por los nuevos amantes de la aventura sobre dos ruedas.