27 oct 2020

Ir a contenido

EFECTOS DE LA PANDEMIA

El Banc dels Aliments de Barcelona alerta de la falta de provisiones para otoño

La entidad, que ha repartido comida a un 40% más de usuarios desde marzo, teme no poder atender la demanda

El Periódico

Un hombre recoge bolsas de comida que distribuye el Banc dels Aliments.

Un hombre recoge bolsas de comida que distribuye el Banc dels Aliments. / FERRAN NADEU

El Banc dels Aliments de Barcelona ha alertado este jueves de la situación de falta de provisiones con que se puede encontrar en otoño si se produce otro aumento en la cifra de personas que requieren ayuda alimentaria. Desde que se declaró el estado de alarma en marzo, la entidad ha repartido alimentos a más de 160.000 personas al mes --un 40% más que antes de la pandemia--.

"Nos encontramos en una situación límite en la que hemos destinado una buena parte de los fondos de reserva a la adquisición de alimentos" por la crisis del coronavirus, ha explicado el director de la entidad, Lluís Fatjó-Vilas. "Poder sostener el actual ritmo de demanda de alimentos o tener que afrontar un nuevo incremento de los beneficiarios, nos puede llevar a una situación en que no podamos afrontar la demanda", ha añadido el director.

El Banc dels Aliments ya ha iniciado contactos con las diferentes administraciones para poder prever los diferentes escenarios de cara a los próximos meses, pero ha animado a la ciudadanía y las empresas a seguir colaborando.

11,5 millones de kilos de comida

La oenegé ha hecho balance de los casi cinco meses que han transcurrido desde que se declaró el estado alarma por covid-19 el pasado 14 de marzo, y ha informado de que a lo largo de este 2020 ha distribuido 11,5 millones de kilos de alimentos, con un valor estimado de 25 millones de euros.

La entidad ha repartido comida, concretamente, a más de 160.000 personas al mes --un 40% más que antes de declararse la emergencia del coronavirus--, a través de 362 entidades de iniciativa social y gracias a los diferentes programas de aprovechamiento alimentario que lleva a cabo a lo largo de todo el año y a las donaciones y campañas que se han puesto en marcha a raíz de la emergencia social derivada de la pandemia.

Uno de estos programas de aprovechamiento de excedentes ha sido el impulsado por la Conselleria de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat, que ha otorgado ayudas a los productores locales a fin de encontrar una salida al plusproducto generado por la caída de la demanda en los últimos meses.

También las donaciones de los mayoristas de Mercabarna han servido para abastecer las reservas de la entidad: se han conseguido 660.000 kilos de productos vegetales desde la irrupción del coronavirus, y se han recogido 580.000 kilos de mermas que se producen en los establecimientos de venta de alimentos.