27 oct 2020

Ir a contenido

EL NARCOTRÁFICO, EN SUSPENSO

El coronavirus detiene el narcotráfico: almacenes llenos de marihuana pero vacíos de cocaína y heroína

Un informe internacional y el subjefe de la Divisió d'Investigació Criminal subrayan el impacto del confinamiento en el mercado negro de estupefacientes

Los Mossos interceptan cinco envíos a domicilios de pequeñas cantidades de droga a través de mensajeros de Glovo

Guillem Sànchez

Una dosis de marihuana como las que se ofrecían en la calle antes del confinamiento. 

Una dosis de marihuana como las que se ofrecían en la calle antes del confinamiento.  / ALBERT BETRÁN

Si la pandemia de coronavirus ha puesto contra las cuerdas la economía, cómo no iba a poner en aprietos al tráfico de drogas. Sin distinciones entre clases sociales, desde el camello que ocupa el escalón más humilde al narco que reina desde lo alto de la cadena trófica que rige el gremio, los traficantes han tenido que adaptarse a una limitación de movimientos que ha detenido el mercado

El intendente Ramón Chacón, subjefe de la Divisió d’Investigació Criminal (DIC) de los Mossos d’Esquadra, en la segunda parte de la entrevista concedida a EL PERIÓDICO a propósito del artículo 'Crime and contagion. The impact of a pandemic on a organized crime' de Global Initiative, avanza que los grupos criminales, en mayor o menor medida, están haciendo "estoc" de droga. A gran escala, el confinamiento ha parado tanto la exportación de marihuana como la importación de heroína y de cocaína. Una tendencia que coincide con la diagnosticada por el citado informe internacional, que mantiene que las vías de suministro de los países confinados se han interrumpido

A pequeña escala, y según fuentes consultadas por este diario, en las últimas semanas las detenciones in fraganti de personas que pretendían hacer un 'pase' de substancias estupefacientes en la vía pública han sido frecuentes dado que la ausencia de gente ha hecho mucho más difícil disimular el menudeo y mucho más fácil perseguir a los sospechosos. El artículo de Global Initiative explica que "las dinámicas del mercado local han cambiado" porque la calle, "el principal punto de venta", se ha vaciado.

Con la calle vacía, las detenciones por menudeo han sido frecuentes por evidentes

Este contexto posiblemente explique por qué, según las mismas fuentes, los Mossos han detectado en Barcelona hasta cinco casos distintos de envíos de cantidades pequeñas de droga a través de mensajeros –como los de la empresa Glovo, que en ocasiones desconocían qué repartían– o de camellos que se movían en vehículos de Cabify

Marihuana al vacío

Catalunya, como el resto de España, es desde hace años un territorio productor y exportador de marihuana. La demanda europea y un Código Penal laxo han favorecido el anidamiento de organizaciones criminales de origen extranjero que cultivan cannabis en plantaciones 'indoor' –escondidas en naves industriales y urbanizaciones–  que después venden al continente, donde cada gramo duplica, triplica o incluso cuadruplica su valor. Dado que los cultivos que ya tenían en marcha no pueden pausarse, Chacón explica que estas redes productoras irán recogiendo el producto, lo envasarán al vacío en paquetes de plástico –una fórmula que permite retener las propiedades el mayor tiempo posible, de la misma forma que ocurre con cualquier alimento orgánico– y esperarán a que el mercado se reabra.

Lo que ha provocado el decreto del estado de alarma es que resulte casi imposible traficar con la marihuana. Tanto la exportación a Europa como la venta local. A pesar de que la ruta internacional que sigue el cannabis catalán "sigue abierta", subraya el intendente. La marihuana 'made in catalonia' puede salir por la frontera disimulada entre la mercancía legal de camiones. "Y los camiones que transportan elementos esenciales pueden circular", razona Chacón, "aunque los controles policiales se han multiplicado en la carretera y con estos el miedo de las organizaciones a que sus envíos sean intervenidos". "Durante esos meses, guardarán la marihuana y cuando resulte posible moverla, lo harán", explica.

La demanda de cocaína ha caído pero la de heroína se mantiene a pesar de la restricción

El precio de la marihuana en Catalunya debería volver a estabilizarse en cuanto termine el confinamiento. Pero ahora, con las asociaciones cannábicas cerradas, según consumidores consultados, el gramo ya puede costar más de los cinco euros habituales. Y si el encargo es a través de un mensajero como los de Glovo, mucho más. 

Cocaína

La operación Monra contra un clan afincado en el barrio de Sant Roc de Badalona se activó, entre otros motivos, porque los investigadores supieron que habían cerrado una compra de 10 kilogramos de cocaína. "La sorpresa fue que durante los registros aparecieron casi 60 kilogramos. Es decir, la organización compraba cuando todavía tenía mucha para hacer acopio", subraya Chacón. Es probable que esta dinámica se haya extendido a más grupos criminales y, en consecuencia, ello retrase los problemas de abastecimiento de cocaína en Catalunya, que si se alarga el confinamiento, llegarán porque los envíos por mar de nuevos cargamentos desde América el Sur son demasiado arriesgados. La cocaína viaja escondida en contenedores de buques pero nuevamente el descenso de la actividad comercial disuade a los narcos porque crecen las posibilidades de que uno de esos contenedores acabe en el escáner del puerto. 

La ruta de la heroína también se ha visto interrumpida por completo. Gran parte del caballo que se consume en Barcelona llega en maletas de ciudadanos de origen pakistaní que hacen de mulas de las mafias, a menudo coaccionados por estas. A diferencia de la cocaína, cuyo consumo desciende sin ocio nocturno, el de la heroína pertenece a un entorno más deteriorado donde la adicción es más acusada y la actividad de los narcopisos del centro de la capital catalana sigue en marcha a pesar del confinamiento. 

Tal como apunta la investigación de Global Initiative, publicada el 26 de marzo, es posible que si el confinamiento se alarga, los precios de la cocaína y la heroína en Catalunya también acaben subiendo y su pureza, bajando.