14 jul 2020

Ir a contenido

Cambios en la red ferroviaria en las comarcas de Tarragona

Salou y Cambrils se libran del tren en el centro a costa de alejar las estaciones

Los vecinos de los dos municipios turísticos celebran el desvio del ferrocarril, pero critican la falta de información

El alcalde de Tarragona lamenta que los Euromeds ya no paren en su ciudad y que cambien la frecuencia del resto

Óscar Hernández

La vieja estación de Cambrils, que el lunes 13 dejará de funcionar.

La vieja estación de Cambrils, que el lunes 13 dejará de funcionar. / Joan Revillas

Los residentes en la turística Salou, en el epicentro de la Costa Daurada, llevaban más de 40 años esperando que las vías de tren dejaran de partir el centro de la ciudad en dos como una inmensa y peligrosa cicatriz. Lo mismo que en Cambrils, a muy pocos kilómetros. Este lunes 13 de enero ambos municipios cerrarán sus estaciones de toda la vida y las sustituirán por otras dos a las afueras. La entrada en servicio de la variante ferroviaria de Vandellòs del Corredor Mediterráneo, que conecta L'Hospitalet de l'Infant con la estación del AVE Camp de Tarragona por el interior, provocará este domingo por la noche el cierre de la vía de la costa entre Vandellòs y Salou.

"La verdad es que estamos muy contentas de que el tren deje de pasar por el centro de Salou. Pero tenían que haber previsto una alternativa para ir a las estaciones de Vilaseca y Port Aventura", explicó el miércoles Ángeles Lara, de 57 años, sentada con sus amigas Julia Yagüe, de 59, e Isabel Pueyo, también de 59 , en la terraza del bar La Romareda, en la calle del Arquebisbe Pere de Cardona, a apenas 40 metros en línea recta de la estación de tren de Salou, la misma que cerrará este domingo a medianoche.

"Ya era hora que quitaran el tren. Aquí ha habido muchos atropellos. Mi hija se ha pasado muchos años cruzando las vías hasta cuatro veces al día para ir a estudiar. Ya cuando llegué hace 30 años y vi la cabalgata de Reyes cruzando el paso a nivel no me lo podía creer", apuntó  Pueyo. Las tres amigas se quejaron de la falta de información sobre el futuro de la vía así como de las alternativas para ir hasta el apeadero de Port Aventura, donde no hay nada salvo un andén y donde parara más o menos cada hora un tren de la nueva línea de Rodalies R-17 desde y hasta Tarragona. Aun así, todas se muestran ilusionadas por el futuro del trazado que cruza la ciudad y pasa muy cerca de sus pisos. "No sabemos si harán un paseo o si pondrán un tranvía", comentó una de ellas.

Un berenjenal para vecinos y turistas

A poca distancia, en el andén de la vieja estación de Salou, una informadora de Renfe se las veía y deseaba para aclarar dudas a los últimos viajeros que llegan o a los que estaban a punto de partir por última vez. Ahí se ve claramente que, pese a la trascendencia del cierre de la unica estación urbana de Salou, falta información. "Acabo de llegar de Barcelona porque he venido a ver cómo está mi apartamento. Y me entero ahora que el domingo cierra este estación. Ni siquiera me han dicho en las taquillas de Sants-Estació cuando he pedido el billete a Salou que la estación deja de funcionar", criticó Alberto López, un abogado de 58 años. "Esto va a ser un berenjenal para los miles de personas que veranean aquí. Sobre todo para los numerosos turistas vascos y aragoneses, muchos jubilados, que venían en tren porque les dejaba al lado del apartamento", reflexionó López. No en vano, los 30.000 censados en Salou se multiplican casi por cinco en verano.

La estación de tren de la ciudad de Tarragona, por la que dejarán de circular los trenes Avant desde el lunes 13 de enero. / JOAN REVILLA

Entre la veintena de pasajeros que deambulaban por el andén de Salou intentado informarse hay una mujer que espera a su hija, que viene de Barcelona. "Ella todavia no sabe qué horarios va a tener para ir a Barcelona. Y seguramente se tendrá que ir a Vilaseca a coger otra línea por el interior, sin que nos hayan informado de otras alternativas", se queja María de los Ángeles González, de 80 años. "Mi hija se compró un piso en Salou con la idea de ir cada mañana a primera hora a trabajar en Barcelona en tren. Dicen que pondrán autobuses hasta el apeadero de Port Aventura para coger el tren a Tarragona, pero quedan dos días y nadie nos lo aclara", añadió sorprendida la mujer.

Alcalde indignado

La ciudad de Tarragona sería la principal damnificada por los cambios al perder las paradas de los Euromed, desviados a la estación del AVE,  y ver alterados los horarios del resto de trenes. Su alcalde, Pau Ricomà, se mostró ayer indignado por la pérdida de trenes y frecuencias desde el lunes del lunes. «Territori nos informó que mejorarían las frecuencias y, no sólo no se han mejorado, sino que han empeorado. Es una situación muy penosa y crítica», ha denunciado este viernes.

Ante lo que calificó de «desbarajuste ferroviario», Ricomà convocará una junta de portavoces la próxima semana para dar una respuesta unitaria e intentará reactivar la mesa de alcaldes afectados y hasta se plantea convocar movilizaciones.

Peores horarios

El alcalde de Tarragona ha explicado que en agosto pasado le garantizaron el paso de un tren regional cada 30 minutos para la estación de su ciudad. «Era una cadencia con cierta lógica y sentido y, en vez de eso, seguimos con los mismos horarios o aún peores», ha lamentado Ricomà, en alusión a los huecos sin trenes que habrá en algunas franjas.

Ese cambio de horarios ha generado incertidumbre en los usuarios. Óscar Fajardo, de 26 años, que va cada día de Barcelona a Tarragona a estudiar su doctorado, explicó el miércoles: «He mirado en la web, en Twitter y he preguntado en la estación, pero nadie los sabe»,  explicó  este estudiante de la Universitat Rovira i Virgili. Hasta ahora, este alumno cogía a las 8 de la mañana el tren en Barcelona y llegaba a Tarragona a las 9.15 horas. A él tampoco le ha llegado la información del cambio de horarios de los trenes que pasarán por Tarragona ni que los trenes Avant dejarán de hacerlo, al ser desviados por el interior. "A mí me lo ha dicho hoy (miércoles pasado) un compañero de trabajo", afirmó. Renfe, de hecho, colgó los horarios al día siguente.