02 abr 2020

Ir a contenido

ATRACCIÓN NAVIDEÑA

El Mercado de Navidad triunfa en el Port Vell

Los fines de semana la zona se llena de visitantes, sobre todo turistas, atraídos por la noria y el árbol de luces

El primer balance de los organizadores es de un millón de transeúntes en poco más de dos semanas

Laura Toledano Arenas

Vista de la feia navideña del Port Vell.

Vista de la feia navideña del Port Vell. / FERRAN NADEU

La Feria de Navidad del Port Vell está causando furor en Barcelona, sobre todo los fines de semana. Familias enteras, grupos de amigos y parejas acarameladas se han acercado, desde su inauguración el pasado 5 de diciembre, al mercado navideño para hacerse selfis con el gigantesco árbol de luces como fondo y subirse a la protagonista de estas navidades, la noria. El balance, dos semanas después de su apertura, era de un millón de visitantes. La nota negra la han puesto, no obstante, los pequeños delincuentes, que están aprovechando las aglomeraciones de gente para cometer robos y traficar con drogas. Hace unos días, un operativo policial de Guardia Urbana, Policía Nacional y Mossos d'Esquadra se saldó con 12 detenidos en una sola jornada.

Pese a ello, el balance es de momento positivo. "Ha sido todo un éxito", comentaba hace unos días la encargada de vender los tíquets para la noria. Asegura que se llegan a formar colas de 15 minutos. "Estaríamos encantados de que sea así hasta que nos vayamos", bromeaba. Mientras departía con este diario, una veintena de personas esperaban, un día laborable de entre semana, para poder subirse y disfrutar de Barcelona a una altura que supera a la del monumento de Colón. "Estoy pensando en subirme, la verdad es que es impactante", comentaba Javier Sánchez, debatiéndose entre las ganas y el respeto, mientras contemplaba la noria desde la mesa de uno de los puestos de comida del mercado. 

Quienes no estaban haciendo cola para la atracción, se acercaban al árbol de Navidad para pasar por debajo de él y disfrutar del colorido juego de luces que ilumina todo el mercado e hipnotiza a los más pequeños. "He venido con mi hermano a dar una vuelta, está muy ilusionado sobre todo por las luces del árbol y el tenderete que hay montado de Klaus", explicaba Guillermo Sánchez, mientras su hermano le tiraba del brazo para hacer cola en el puesto ambientado en la serie de Netflix: Klaus, donde los niños pueden entrar y hacerse fotos en el carruaje de Papa Noel

Ganas de que llegue el finde

Los puestos de madera que forman el mercado navideño esperan con ganas a que llegue los fines de semana. David Martí, encargado del Carrusel 1919, espera que el clima siga acompañando y anime a salir a la gente. "Alguno de los fines de semana han sido espectacular, parecía una discoteca en pleno fin de año. Si levantabas el brazo no podías bajarlo", añadía Marín sin ocultar su asombro. A pesar de que entre semana los visitantes descienden notablemente, de viernes a domingo tanto gente de Barcelona como turistas inundan el mercado. 

Uno de los dependientes del puesto Kathe Wohlfaht, donde venden objetos de decoración navideña, recalca que la gente compra mucho y que "el perfil que viene es muy variado, nos compra tanto gente de aquí como turistas". Por otro lado, Bonbite Barcelona y Frankfrut Santa Coloma, ambos puestos de comida, aseguran que la mayoría de asistentes son turistas. "Esto se debe a que la zona, que ya en sí es un reclamo turístico, se le ha sumado la noria y el árbol", añadía la dependienta del Frankfurt Santa Coloma. 

Todos ellos prevén que durante las próximas semanas, los visitantes aumentarán y vendrán más días ya que el comienzo de las vacaciones escolares está a la vuelta de la esquina y durante esas fechas comenzarán las actividades planificadas para la celebración del 150º aniversario del inicio del proyecto de puerto moderno de Barcelona. El programa de actos ofrece una amplia variedad de actividades dirigidas a toda la ciudadanía.