Ir a contenido

VENTA ILEGAL

Sitges teme un efecto rebote por el dispositivo policial de Barcelona contra el 'top manta'

La alcaldesa Aurora Carbonell lamenta que el operativo de la capital catalana "solo saca los vendedores pero no soluciona el problema de raíz"

Acn / Sitges

’Top manta’ en Sitges, en febrero del 2017

’Top manta’ en Sitges, en febrero del 2017 / XAVIER JUBIERRE

El gobierno de Sitges se muestra expectante por los efectos que pueda tener en el municipio el dispositivo policial que Barcelona ha desplegado en los últimos días para erradicar el 'top manta'. La alcaldesa Aurora Carbonell no descarta un incremento del número de vendedores provocado por un efecto rebote y critica las políticas centradas en la persecución policial, asegurando que operativos como el de la capital catalana "solo sacan los vendedores pero no solucionan el problema de raíz". En declaraciones a la ACN, Carbonell dice que hay que afrontar el fenómeno del 'top manta' "desde una vertiente de seguridad y también de los servicios sociales", y reclama insistentemente una modificación de la Ley de extranjería. "Son personas con una problemática muy grave y solo los podremos ayudar si tienen papeles", añade.

La alcaldesa de Sitges lamenta el talante del dispositivo desplegado en Barcelona esta semana a algunos de los principales ejes turísticos de la ciudad, donde un centenar de agentes de los Mossos y la Guardia Urbana evitan la presencia de manteros durante 12 horas al día. "No es solo un problema de policía", insiste, haciendo bandera de las políticas desplegadas en Sitges, donde los últimos años se ha analizado el perfil de los vendedores para impulsar medidas sociales que los ayuden a insertarse en el mercado laboral legal. "Hacer grandes despliegues policiales no es una manera de solucionarlo, porque te sacas tu problema de encima y lo trasladas a otro sitio", espeta Carbonell, que asegura que la Policía Local de Sitges está al acecho para comprobar si se produce un efecto rebote que incremente los vendedores en la zona marítima. Aun así, también añade que el grueso de vendedores "suelen regularse entre ellos" para evitar puntos de saturación.

En el ámbito del control policial, Sitges hizo a principios de año una prueba piloto con un patrullaje mixto entre agentes de la Policía Local y agentes de seguridad privada, siguiendo el modelo impulsado por otros ayuntamientos, como el Vendrell. Durante este verano mantiene el mismo sistema y, de momento, no se prevé otras medidas. Según la alcaldesa, la diferencia entre los operativos de Sitges y los de Barcelona es que en su municipio el patrullaje es disuasivo, "sin echarlos de malas maneras".

Más allá de las iniciativas aplicadas a el ámbito local, Carbonell reclama al Ejecutivo español colaboración para abordar el fenómeno del 'top manta' y le insta a modificar la Ley de extranjería para facilitar el apoyo a los vendedores que acceden a recibir asesoramiento de los Servicios Sociales municipales . "Hay gente que lleva muchos años viviendo aquí, e incluso tienen familia e hijos", apunta la alcaldesa, que exige una "solución inminente". En este sentido, recuerda que el ayuntamiento tiene en marcha varias iniciativas de apoyo los manteros. Señala, como ejemplo, varias paradas del mercado 'hippie', destinadas a vendedores con dificultades económicas. Para poder utilizar estas 'paradas sociales', pero, Carbonell remarca que es necesario que los vendedores tengan regularizada su estancia en el país. "Si no, quedan al margen", lamenta.

Temas: Top manta