15 ago 2020

Ir a contenido

La Airef propone un igual trato en las recetas para pensionistas y trabajadores

La Autoridad Fiscal plantea definir el copago farmacéutico en función de la renta de los ciudadanos, sin distinguir entre activos y pasivos

El organismo defiende extender al conjunto del país el modelo andaluz de subasta de fármacos para ahorrar hasta 1.000 millones de euros

ROSA MARÍA SÁNCHEZ

Una farmacia de Barcelona.

Una farmacia de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) plantea una reforma del sistema de copago farmacéutico de forma que desaparezca la actual diferenciación entre pensionistas y resto de ciudadanos. La propuesta incluye implantar una escala de seis tramos (en lugar de los tres actuales), con un mayor porcentaje de copago de los medicamentos a medida que aumente el nivel de renta. Por último, se plantea sustituir los actuales límites de copago mensual por topes anuales.

En principio, esta propuesta de la Airef no está pensada tanto para recortar los derechos de los pensionistas como para que los trabajadores de menor renta puedan acceder a las mismas ventajas que los jubilados. Eso, sin perjuicio de que algunos pensionistas, los de rentas más altar, tuvieran que pasar a asumir un mayor copago que en la actualidad.

"Desde el punto de vista de la equidad, la institución (Airef) observa que el actual modelo de copago penaliza a los trabajadores activos de bajos ingresos, frente a los pensionistas de ingresos similares y es desigual en el tratamiento de las personas especialmente vulnerables, como los perceptores de rentas mínimas", se afirma en el informe sobre calidad del gasto ('spending review') que ha publicado este jueves la Autoridad Fiscal relativo a los medicamentos dispensados a través de receta médica (no hospitalario).

En particular, esta propuesta de reforma que plantea la Airef no supondría un ahorro de gasto pues la finalidad, en este caso, no es la de reducir el gasto sino la de lograr una mayor equidad. 

Sistema actual

En la actualidad, con carácter general los pensionistas solo pagan el 10% de los medicamentos con un tope de hasta 8,23 euros al mes, para los que tienen una renta anual inferior a 18.000 euros. El tope de gasto mensual es de 18,52 euros al mes, si la renta anual del pensionista se sitúa entre 18.000 y 100.000 euros al año. Para los pensionistas con mayor nivel de renta, por encima de los 100.000 euros al año, el porcentaje de copago se eleva al 60% (en lugar del 10% general), con un tope mensual de 61,08 euros.

Este sistema aplicable a los pensionistas es más beneficioso que el que existe para el resto de los ciudadanos. Para estos existen tres niveles de copago: del 40% (hasta 18.000 euros), del 50% (entre 18.000 y 100.000 euros) y del 60% (a partir de 100.000 euros).

"Este esquema penaliza a los activos de bajos ingresos que hacen uso intensivo del sistema de salud", según la Airef.

La Autoridad Fiscal no hace una propuesta concreta de nuevos porcentajes de copago para cada uno de los diferentes niveles de renta. El informe se limita a desarrollar diferentes supuestos con resultados que van desde un ahorro en el gasto público de 127 millones (en una hipótesis en la que todos los pensiones con ingresos superiores a 18.000 euros pasarían a asumir un copago mayor) a un mayor gasto de 1.100 millones (en el supuesto de que se extendiera a los activos el actual sistema de copago de los pensionistas). "Es el Gobierno a quien le correspondería tomar una decisión", afirman en la Airef.

Ahorro de más de 1.000 millones

En su informe para mejorar la calidad del gasto público ('spending review') sobre las recetas médicas, la Airef sí propone otras medidas destinadas al ahorro. "Puede caber una gestión más eficiente del gasto farmacéutico", se afirma en el organismo.

El gasto farmacéutico ambulatorio en España equivale al 0,98% del PIB, frente a una media del 0,67% en el resto de los países comparables. A partir de aquí, la Airef llega a una conclusión aproximada de que "una gestión más eficiente del gasto farmacéutico podría liberar más de 1.000 millones de euros anuales" (entre 1.000 y 2.000 millones).

Régimen de subastas

Entre las propuestas para mejorar la gestión del gasto público farmacéutico, la Airef plantea generalizar el modelo de subasta de medicamentos implantado en Andalucía desde el 2012 por la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Según los cálculos de la Airef, trasponer ese modelo de forma al conjunto del país podría permitir un ahorro anual de hasta 1.000 millones de euros (si se implantara de golpe en un solo año), sobre un total de 10.000 millones que representa la partida del copago farmacéutico en todas las administraciones públicas (autonomías y Estado).

Otras de las propuestas formuladas por la Airef al Gobierno plantea la definición de un nuevo sistema de precios de referencia en el que, además del principio activo, se considere la indicación terapéutica.

Todas estas medidas, en principio implican un ahorro de gasto público con cargo a menores márgenes en laboratorios y farmacias.  Existe una propuesta que, sin embargo, sí puede ser del agrado de laboratorios y es lo que el documento llama "copago evitable" y que consiste en que el paciente pueda elegir adquirir un medicamento más caro que el genérico sin dejar de beneficiarse de la subvención de este último 

Otra de las propuestas propone la creación de una autoridad independiente para la toma de decisiones sobre financiación, que garantice la sistemática reevaluación de los medicamentos y el seguimiento de las condiciones de financiación.