Ir a contenido

guerra al humo

Catalunya prohibirá el año que viene fumar en el coche

Una nueva ley vetará también el tabaco en instalaciones deportivas al aire libre

El Gobierno central saluda la iniciativa pero recuerda que es "difícil" vigilar su cumplimiento

Patricia Martín / Agencias

Un conductor fumando mientras conduce, con un menor detrás.

Un conductor fumando mientras conduce, con un menor detrás. / JOAN CORTADELLAS

Catalunya tendrá el próximo año una de las legislaciones más avanzadas en contra del tabaco. Como ya han hecho los países nórdicos o Japón, la Conselleria de Salud trabaja en la aprobación de una nueva ley contra las adicciones más peligrosas que prohibirá fumar en los vehículos privados, tanto si viajan niños como si no. Una restricción que también estudia implantar el Ministerio de Sanidad o la Dirección General de Tráfico (DGT), para disminuir el consumo de cigarrillos y acabar con una de las distracciones al volante.

Según explicó este viernes la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés, la ley será “ambiciosa” y prohibirá fumar también en instalaciones al aire libre y en el exterior de las paradas del transporte público, además de reforzar la legislación contra otras drogas. La norma, que ya fue anunciada el pasado septiembre, será consensuada con los sectores implicados y los ayuntamientos.

La futura ley también equiparará la regulación de los nuevos dispositivos, como cigarros electrónicos o el tabaco sin combustión, a la de los productos convencionales, con prohibiciones en más espacios y más limitaciones a la publicidad.

Centros sanitarios y escolares

Además, se extenderá a cinco metros el perímetro libre de humo de los centros sanitarios, centros escolares y dependencias de la administración pública, ya que, según Vergés, "no tiene sentido que no se pueda fumar en el recinto de un hospital, pero que, al salir, haya profesionales fumando en la puerta".

También se hará una campaña para reforzar el cumplimiento de la ley vigente, con más inspecciones en las terrazas de bares y restaurantes, uno de los lugares principales de incumplimiento. Asimismo, se revisará la venta de tabaco a menores. Según denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), dos de cada tres niños pueden comprar cajetillas “sin problema” en las máquinas de los establecimientos públicos.

El secretario de Salud Pública, Joan Guix, en una rueda de prensa con motivo del Día Mundial sin Tabaco en la que participó, además de la ‘consellera’, el jugador de la NBA Ricky Rubio, cuya madre murió de cáncer de pulmón y que protagonizará una campaña orientada a jóvenes, explicó que la posible prohibición de fumar en los coches tiene una triple vertiente. Por un lado, se busca “proteger la salud”. En segundo lugar, aumentar la “seguridad” en las carreteras. Y, en tercer lugar, el medio ambiente al evitar que las colillas lanzadas desde el vehículo que pueden causar incendios o contaminar el espacio.

Apoyo ciudadano

La sociedad está además mayoritariamente a favor de esta medida. Según la encuesta que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) publicó el martes, ocho de cada diez españoles apoyan la restricción, si bien cuando hay menores dentro del vehículo. Si no viajan, el porcentaje desciende al 52%. También hay un respaldo mayoritario a que se libere de humo los espacios al aire libre y piscinas; mientras que el beneplácito a que se restringa el tabaco en estadios deportivos se sitúa en el 63,4%.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, dio la “bienvenida” a la iniciativa de la Generalitat si bien subrayó que “existen dificultades para controlar su cumplimiento” dentro de los vehículos privados. En este sentido, señaló que su departamento está estudiando las experiencias de otros países y aquellas que “demuestren eficacia”, se incorporarán a la legislación. Asimismo, Carcedo señaló que se reforzará la labor inspectora en las terrazas y se estudiará la posibilidad de realizar alguna modificación en la ley estatal.

Adicción en aumento

Y es que el tabaco es un problema que va en aumento y que está retrotrayendo a España a niveles previos a la ley, que fue pionera. Según los expertos en tabaquismo, el incumplimiento de la normativa en ciertos espacios y los nuevos dispositivos, que algunos fumadores creen más inocuos, están detrás del aumento de la adicción. De hecho, según la última edición de la encuesta nacional de alcohol y drogas Edades el número de personas que fuman creció un 3% en el 2017, sobre todo entre los más jóvenes. Se calcula que el tabaco es el responsable del 33% de los tumores y del 22% de las muertes por cáncer, según la OMS.

En Catalunya, el consumo también ha experimentado un ligero repunte. El sondeo Esca 2018 arroja un aumento de la prevalencia del 24% al 25,6%. La mortalidad, por el contrario, no ha sufrido variaciones y se sigue situada en una cifra alarmante: 9.500 muertes al año, lo que equivale a 26 al día.