Ir a contenido

EN FEBRERO DEL 2018

Un juez abre diligencias a Vandellòs 2 por funcionar 17 días con una fuga

Reunión del centro de coordinación operativa en la subdelegación del Gobierno en Tarragona, el 11 de abril.

Reunión del centro de coordinación operativa en la subdelegación del Gobierno en Tarragona, el 11 de abril. / ACN

El Juzgado de Instrucción número 2 de Reus (Tarragona) ha abierto diligencias penales contra la central nuclear de Vandellós 2 por una presunta actuación delictiva debido a una "imprudencia muy grave" en la gestión de una fuga en febrero de 2018.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) han confirmado que el juzgado de Reus actúa a raíz de la denuncia ante Fiscalía presentada por Sociedad Humana. El juzgado ya ha citado a declarar a un périto nuclear.

En declaraciones a Europa Press, el abogado de Sociedad Humana, Òscar Cabrero, ha explicado que el objeto de la denuncia es la actuación de la central fruto de la fuga, cuyo origen se sospechaba en la barrera de presión.

"Una fuga en la barrera de presión obliga a detener de forma inmediata la central nuclear, según sus protocolos", ha observado el abogado, que ha explicado que la planta estuvo operando 17 días, hasta que el 3 de marzo se constató que la fuga procedía de la barrera de presión, y entonces se ordenó parar.

Según el letrado, la central nuclear estuvo 17 días trabajando con esa fuga, pese a las sospechas de la central, lo que ha Cabrero ha considerado una imprudencia muy grave y una "vulneración de los protocolos" establecidos.

Nuevo incidente

Greenpeace y Ecologistas en Acción han reclamado la restitución de los reglamentos y protocolos de seguridad nuclear ante la situación actual de la central, que han recordado que este miércoles ha sufrido un nuevo incidente y se encuentra en modo de espera caliente.

"Se trata de la segunda vez en diez días que ocurre algo similar, ya que el pasado 6 de abril el reactor fue llevado a parada fría por probelmas en la barrera de presión", han lamentado. 

Los ecologistas afirman que el envejecimiento de los elementos de la central pone en peligro la seguridad de las instalaciones, y destacan que algunas de las paradas no programadas más recientes han estado causadas por fugas en las barreras de presión, por lo que sospechan que puede haber "un posible problema estructural".

La central de Vandellòs 2 se puso en marcha en agosto de 1987 y tiene licencia en vigor hasta julio del 2020.  Las operadoras, Endesa e Iberdrola, han pedido que se alargue el período de funcionamiento hasta julio del 2030, lo que alargaría el plazo de vida útil hasta los 40 años.