Ir a contenido

NUEVAS PERSPECTIVAS

Arte para hablar de feminismo

Jóvenes mujeres artistas relatan cómo incorporan la perspectiva feminista en sus creaciones

Ilustradoras y poetas reflexionan sobre qué supone para ellas hablar de estos temas a través de sus obras

Valentina Raffio

Gisela Escat, Raquel Martínez, Carmen Sánchez y Alejandra Martínez de Miguel

Gisela Escat, Raquel Martínez, Carmen Sánchez y Alejandra Martínez de Miguel / David Castro / Albert Bertrán

La lucha por la igualdad y el empoderamiento de las mujeres también pueden empezar a partir de una hoja en blanco. Estos lienzos vacíos, en manos de jóvenes artistas, logran convertirse en renovados manifiestos con el que hablar de feminismo. Y así es como los insultos se convierten en armas. Y los defectos empiezan a cobrar una nueva fuerza.

Las ilustradoras Raquel Martínez (@mamarrachx) y Gisela Escat (@artemapache) y las poetisas Alejandra Martínez de Miguel (@alemardemi) y Carmen Sánchez (@cmnsan) hablan sobre cómo el arte les ha brindado una nueva herramienta para reflexionar sobre feminismo. 

Raquel Martínez (@mamarrachx)

La ilustradora Raquel Martínez / ALBERT BERTRAN

"En mis ilustraciones hablo de feminismo y 'grito' todo lo que llevo callando toda la vida", explica Raquel Martínez, ilustradora tras el proyecto 'Mamarracha'. En sus ilustraciones, la diseñadora habla, entre otros, de patriarcado, sororidad y lucha feminista. Pero también reflexiona sobre la emocionalidad como una herramienta de empoderamiento. "Nos han dicho que para ser unas mujeres 'fuertes' debemos dejar de mostrar nuestra vulnerabilidad. Y no, también necesitamos reivindicar nuestra necesidad de mostrarnos sensibles, enfadarnos y llorar", argumenta. "Al hacer público nuestro malestar nos damos cuenta de que no es un problema individual, sino que es fruto de todas las opresiones que sufrimos por ser mujeres", destaca.

Bajo el lema de "No somos rivales, somos compañeras", la ilustradora también reclama romper las dinámicas sociales que durante siglos han llevado a las mujeres a competir entre ellas para hacerse un hueco en el espacio público. "Nos han enseñado que lo más fácil para que 'triunfemos' es competir entre nosotras. Ahora es el momento de que aprendamos a que el camino es la unión", destaca.

Alejandra Martínez de Miguel (@alemardemi)

La poetisa Alejandra Martínez de Miguel / DAVID CASTRO

"En mis poemas intento hablar con toda la naturalidad y honestidad posible de lo que significa ser mujer. A partir de ahí, la perspectiva feminista surge de manera natural", argumenta Alejandra Martínez de Miguel, actriz, poetisa y autora de 'Báilatelo sola'. En sus actuaciones, la intérprete reflexiona en voz alta sobre las presiones sociales a las que está sometida por ser mujer y atreverse a levantar la voz en un ágora pública. "Hablo en primera persona porque tengo muy claro que lo personal es político y que lo que me ocurre a mi nos ocurre a todas", añade.   

"Sé que con mis poemas no voy a cambiar el mundo, pero quizás sí que voy a contribuir a que una persona cambie de parecer sobre alguno de los temas de los que hablo. O al menos que lo vea desde una perspectiva diferente", reflexiona la poetisa. "Necesitamos artistas más comprometidos con la realidad social, que se mojen, que den un paso adelante y se atrevan a convertirse en referentes para las nuevas generaciones", concluye.

Gisela Escat (@artemapache)

Pie de foto / ALBERT BERTRÁN

"Yo no pinto para que mis obras sean bonitas. Pinto para exteriorizar una lucha, para romper estereotipos sobre cómo se supone que deberían ser los cuerpos de las mujeres, para redefinir el concepto de belleza natural", argumenta Gisela Escat, artista gráfica responsable del proyecto 'Arte Mapache'. En su portfolio, la joven ilustradora comparte lienzos blancos sobre los que destacan una gran diversidad de figuras desnudas. Mujeres gordas, sin depilar, con michelines, celulitis, estrías. Mujeres transexuales, racializadas, con diversidad funcional. Todas ellas protagonistas de un desnudo, sin complejos ni censura.

"Reivindico que 'gorda' no es un insulto, que los pelos no nos deberían avergonzar, que los cuerpos fuera de lo normativo también son sinónimo de belleza", destaca la ilustradora. "También trabajo para que la desnudez se deje de ver como algo meramente sexual y que por ello acabe siendo censurada", añade.

Carmen Sánchez (@cmnsan)

La poetisa Carmen Sánchez / DAVID CASTRO

"La poesía se ha convertido en un espacio para deconstruirme, derribar todas mis barreras y hablar de feminismo", explica la joven poetisa Carmen Sánchez, una de las artistas que compite en el 'Poetry Slam' de Madrid. "Cuando subo a un escenario siento que tengo un espacio para reflexionar en voz alta sobre temas como la liberación sexual de las mujeres y sus tabús; las relaciones de pareja y el amor posesivo; las sensaciones contradictorias que sentimos cuando nos atrevemos a alzar la voz", argumenta. En sus recitales, la intérprete comparte, en primera persona, sus reflexiones sobre cómo el patriarcado afecta a nuestra manera de entender el mundo e incluso nuestra propia identidad.

"Entiendo la poesía como un lugar desde donde puedo luchar contra todos los estereotipos y romper todas las barreras que se nos han impuesto como mujeres", añade. "Mi proceso de creación ha ido siempre de la mano de mi aprendizaje en el feminismo, así que siempre que avance en una, iré incorporando nuevas miradas a la otra", concluye. 

Temas: Feminismo