Ir a contenido

EN REFERENDUM

Los taxistas de Madrid desconvocan la huelga tras 16 días sin obtener nada

El referéndum ha arrojado un 53,9% de votos a favor de abandonar la protesta

La Comunidad rechazó este lunes que la última propuesta de los huelguistas, que Carmena fijara la precontratación de los VTC

Manuel Vilaseró

 Caravana de taxistas en los alrededores del cementerio de la Almudena, en Madrid.

 Caravana de taxistas en los alrededores del cementerio de la Almudena, en Madrid. / J.P. GANDUL (EFE)

El cansancio y la falta de avances en la negociación han podido con los taxistas madrileños. Éstos han decidido desconvocar la huelga mantenida durante 16 días sin que la Comunidad de Madrid haya cedido a su exigencia de establecer un tiempo mínimo de precontratación de VTC o traspasara esta competencia a los ayuntamientos. Los huelguistas han tomado la decisión con un 53,9% (4.223) de votos a favor y un 44,9 % (3.522) en contra. En el referéndum han participado 7.483 de los 20.000 taxistas censados.

Una vez han anunciado el resultados, los representantes de los profesionales han anunciado que ahora pedirán al Congreso que establezca este periodo de mínimo de precontratación. Algo muy complicado de lograr sin el PSOE, que ya optó por atribuir las competencias a las comunidades autónomas en un decreto que está en vigor desde el pasado septiembre pero que ahora se está tramitando como proyecto de ley.

"Lo que nos ha ofrecido la Comunidad de Madrid es algo tan miserable que supone hasta un paso atrás en lo que tenemos", ha dicho Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi, tras "agradecer al partido más corrupto de España lo que ha conseguido, unir al taxi".

"Llevábamos 16 días sin trabajar, la economía es importante", ha añadido y ha anunciado que dan la batalla por perdida pero no "la guerra", que van a "mantener con las administraciones". "Es un cambio de estrategia, no una retirada", ha advertido.

Un día largo

La gran afluencia de votantes a la oficina de votación ha obligado incluso a cortar la carretera de acceso a la bolsa de taxis de la T-4 del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. A mediodía, los organizadores calculabann que ya habían participado más 2.000 taxistas y aproximadamente otros 1.000 hacen cola para emitir su voto. Fuentes del sector explican que la participación es mayor que la del referéndum de la huelga, que superó la cifra de 8.500 y pueden llegar a 12.000.

"Tras 16 días de paro decidido por el sector los días 15 y 16 de enero, y ante la negativa de la Comunidad de Madrid de regular la VTC, desde la coordinadora del Taxi se continúa buscando las diferentes vías que permitan establecer una regulación de las VTC, presionando y realizando más movilizaciones si fuera necesario. No obstante planteamos al colectivo una consulta sobre la continuidad del paro indefinido como medida de presión", rezaba la papeleta que se había puesto a disposición de los taxistas que han participado en la consulta, cuya mesa de votación estaba en la bolsa de taxis de la T-4.

Incertidumbre del sector

Fuentes del sector del taxi indican durante todo el día que el resultado de la consulta no estaba claro, pues había gente decidida a mantener la huelga y otros que cuestionaban su idoneidad tras manifestar la Comunidad de Madrid que no quiere hacer una reforma inmediata del sector VTC.

Uno de los taxistas que participanban en la consulta indicaba que una clave para decidir es que la Asamblea de Madrid termina sus sesiones en marzo. También había que dudaban aún su sentido del voto y los que tienen compañeros que se decantan por ambas opciones.

Fuentes del sector detallan que los taxistas han dejado de ingresar 170 euros brutos por día, lo que descontando impuestos y costes les deja en una media de 100 netos. Ahora mismo, la bolsa del taxi de la T-4, con capacidad para 1.100 vehículos, está prácticamente abarrotada.

Demandas laborales

Un portavoz del colectivo criticaba que el Gobierno regional ha jugado al "desgaste" durante el conflicto, pues era consciente de que la Asamblea de Madrid se disuelve en un par de meses. También cree que el director general de Transporte de la Comunidad de Madrid, Pablo Rodríguez Sardinero, debe de dimitir porque en una reunión celebrada el 8 de enero comentó a las asociaciones que el sector VTC carecía de regulación suficiente y se debía legislar. Aparte, ha recalcado que la región tiene unas 500 licencias nuevas VTC, según los datos de Fomento, y se espera que se lancen otras 2.700. "Hay hartazgo porque toman la calle de manera ilegal", ha apostillado.

El vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Jesús Fernández, había explicado en conversación con medios de comunicación que si salía la desconvocatoria, habría que ir a acciones "puntuales y concretas" y recuerda que al inicio de la reunión el Ejecutivo regional ofreció un borrador de regulación de los VTC inmediato, algo que ahora ha retirado. Por tanto, cree que la Comunidad será "responsable" de lo que ocurra a partir de ahora.

Desde las asociaciones manifiestan que esas acciones puntuales pueden versar sobre paros puntuales y manifestaciones, dirigidas contra la Comunidad. También exponen que el taxi optó por medidas extremas tras 54 reuniones para buscar una solución a la regulación VTC y siete manifestaciones de protesta. Otro punto que se desplegará son medidas compensatorias para el cliente habitual por los perjuicios ocasionados por la huelga.

Detenido un conductor VTC

La Policía Municipal ha detenido este martes en la bolsa de taxis del aeropuerto de Barajas a un conductor de VTC tras propinar "un fuerte empujón" a un agente que intervino para mediar en una discusión entre el chófer y un taxista.

Según ha informado un portavoz de la Policía Municipal, el origen de la discusión fue una pequeña colisión entre el vehículo VTC y el taxi, en torno a las 10.30 horas, y alrededor de los dos conductores se estaba formando cierto "revuelo", por lo que la patrulla de la Policía se acercó para mediar entre ambos y solucionar el altercado.

El conductor de VTC, "muy agresivo, muy violento", le propinó "un fuerte empujón" a uno de los agentes, al que casi tiró al suelo, por lo que fue reducido y detenido por atentado contra la autoridad, con la intervención también de la Policía Nacional, que lo ha puesto bajo su custodia hasta que pase a disposición judicial o salga en libertad con cargos.