Ir a contenido

CONFLICTO CON LOS VTC

Uber y Cabify anuncian que dejan Barcelona por la regulación del Govern

La compañía suspenderá su servicio de taxi en la capital catalana a partir de mañana viernes

Josep M. Berengueras

Se van porque la Generalitat impone 15 minutos de precontratación. Piensan recurrir a los tribunales. / ATLAS VÍDEO

Uber Cabify dejan Barcelona este mismo viernes. Ambas empresas han anunciado que suspenderán sus servicios en la primera ciudad de Catalunya después de que el Govern aprobase la regulación que limita la operativa de los VTC (vehículos con conductor) y que este jueves haya sido publicada en el 'Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya' (DOGC). Esta entrará en vigor este viernes, el mismo día en que Uber y Cabify ya no transportarán a clientes.

Uber, Cabify, y la patronal de las empresas VTC, Unauto, lo habían avisado: con una regulación como la impulsada por Territori i Sostenibilitat, no había cabida para sus plataformas: aplicaciones móviles en las que se podía solicitar un vehículo VTC para un desplazamiento y después se pagaba una tarifa dependiendo del recorrido.

El sector del taxi, desde el primer día, se opuso este tipo de servicio. La ley especifica una proporción de una licencia VTC por cada 30 de taxis, pero un vacío legal permitió la concesión de centenares de licencias VTC extra (varios empresarios vieron una posibilidad de negocio y el precio de estas se disparó). Mientras, las licencias de taxi en Barcelona siguen siendo las mismas que había en el año 2000 (alrededor de 10.500; pero incluso menos que las que había en en los años 80), reduciendo pues la proporción 1/30: con fecha 3 de enero, había un total de 12.549 licencias de taxi en Catalunya, por 2.418 VTC.

La normativa aprobada por el Govern -según Unauto, por las presiones del sector del taxi- introduce limitaciones a las VTC, aunque la más polémica es que "ha de transcurrir un plazo mínimo de 15 minutos entre la contratación y la prestación efectiva del servicio". El decreto, asimismo, habilita al Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) y a los ayuntamientos catalanes a ampliar ese tiempo de reserva más allá de esos 15 minutos. Ello supone impactar en el negocio de Uber Cabify: solo el 1% de los servicios que prestan cumplirían con esta condición. La Autoritat Catalana de la Competència también declaró que el tiempo de espera mínimo es una medida "injusta y desproporcionada". 

Comunicados

Con la entrada en vigor de la nueva regulación, Uber y Cabify cumplen con sus avisos. Uber ha enviado hoy un comunicado a sus usuarios titulado "hasta pronto, Barcelona". En este, destaca que reabrieron operaciones en Barcelona hace ahora menos de un año. "Desde entonces, más de medio millón de personas nos habéis elegido para moveros por la ciudad. Y miles de conductores han encontrado en Uber una manera de ganarse la vida", afirma. "Hoy, sin embargo, tenemos malas noticias. Ante las restricciones a las VTC aprobadas por la Generalitat de Catalunya, nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona", agrega. "La obligación de esperar 15 minutos para viajar en una VTC no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda, como UberX", concluye.

En la misma línea se ha pronunciado Cabify. A través de un comunicado, la firma asegura que "será a través de la aplicación que Cabify informará mañana (viernes) a sus usuarios de su expulsión de Catalunya". "Cabify, empresa española con 1 millón de usuarios registrados en Barcelona, no puede sino lamentar que el conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Damià Calvet, haya cedido a la presión y exigencias del sector del taxi, perjudicando gravemente el interés ciudadano", explica a nota.

"Las medidas artificiales y altamente restrictivas que este decreto ley impone de manera inmediata al sector VTC, destruyen por completo el mercado en el que se venía trabajando y gracias al cual se han generado más de 3.000 empleos en Catalunya. Además, causan un impacto inmediato en todas las empresas del sector, incluyendo también a Cabify,  impidiendo su operativa tal y como la conocemos en el resto de las ciudades en las que opera", completa el texto.

Las consecuencias

Cabify y Uber son plataformas tecnológicas que trabajan mayoritariamente con empresas con licencias VTC, que son las que prestan el servicio. Estas firmas tienen las licencias y los coches, y contratan a conductores para que presten el servicio.

Unauto ha avisado de que diversas empresas VTC anunciarán la tramitación de ERTES ERES, lo que supondrán la destrucción de 3.000 puestos de trabajos. De hecho, las empresas con más licencias VTC en Catalunya, Vector Ronda y Moove Cars (unas 650 y unas 400, respectivamente), ya han avisado de despidos masivos que pueden afectar en total a unas 2.000 personas (conductores pero también administrativos, márketing...). En el caso de Vector, por ejemplo, ya ha comunicado a los empleados la puesta en marcha de un ERE. Treball no tiene constancia aún de la presentación de expedientes.

Otra consecuencia serán demandas millonarias contra la Generalitat, ha advertido Unauto. La patronal avisó que prepara "querellas criminales" contra el Govern de la Generalitat "y los implicados en actos políticos, legislativos y jurídicos", y reclamarán alrededor de 1.100 millones de euros en concepto de "daños y perjuicios" por los despidos masivos y por el negocio que dejarán de tener.

Seguirán existiendo, mientras, las empresas -o particulares- que tenían algunas licencias VTC y que prestaban servicios para empresas, en congresos...

Respuesta del taxi

La asociación de taxistas Elite Taxi ha publicado un comunicado en Facebook en el que afirman que la marcha de Uber Cabify "es una buena noticia para el taxi del AMB". "Ellos diseñaron un sistema fraudulento de negocio, basado en realizar servicio urbano de Taxi, a través de autorizaciones VTC que no permitían realizar dichos servicios", aseguran.

La marcha de Uber y Cabify, sumada al estancamiento en la concesión de licencias de taxi, supondrá que Barcelona prácticamente vuelva a niveles de servicios de precontratación de vehículos con conductor previos a la irrupción de los smartphones, el 'boom' del turismo (hoy llegan el doble de turistas internacionales que hace 20 años) y la posición de Barcelona como polo digital y de congresos. 

Temas: Uber