Ir a contenido

en sudáfrica

Hallado el dibujo más antiguo de la historia

La pintura tiene 73.000 años y está trazada en pigmento de ocre sobre un fragmento de roca

El descubrimiento demuestra que el homo sapiens usaba símbolos antes de lo que se pensaba

Marcel Gascón

La roca con la pintura más antigua de la historia, localizada al este de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. 

La roca con la pintura más antigua de la historia, localizada al este de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.  / CRAIG FOSTER

El dibujo más antiguo que se conoce tiene 73.000 años, está trazado en pigmento de ocre sobre un fragmento de roca y ha sido encontrado entre miles de piedras similares en una cueva de la costa índica de Sudáfrica por un arqueólogo de la Universidad del Witwatersrand (Wits).

Dicha universidad sita en Johannesburgo fue la que anunció esta semana el histórico descubrimiento. Sus investigadores destacan el simbolismo de esta pintura rupestre como una prueba definitiva de que el homo sapiens era capaz, ya en la Edad de Piedra intermedia, de producir y utilizar símbolos.

"Antes de este descubrimiento, los arqueólogos del Paleolítico estaban convencidos de que los primeros símbolos que podían considerarse como tales sin ambigüedad aparecieron por primera vez cuando el homo sapiens llegó a Europa, hace unos 40.000 años", declaró el profesor Christopher Henshilwood, que lleva excavando desde 1991 la cueva de Blombos en que se ha producido el hallazgo. Dicho investigador ve en el descubrimiento la demostración de la aparición más de 30.000 años antes de “la producción y el uso de símbolos”.

Una punta de entre uno y tres milímetros

La pequeña piedra sobre la que los antepasados del ser humano pintaron el primer dibujo del que se tiene constancia fue analizada por un equipo internacional de científicos, que llegaron a la conclusión de que las rayas que se aprecian son resultado de la acción del homo sapiens y no eran parte de la piedra. "Después de confirmar que las líneas fueron aplicadas a la piedra, el equipo experimentó con varios tipos de pintura y técnicas de dibujo distintas y descubrió que los dibujos se hicieron con un lápiz de ocre con una punta de entre uno y tres milímetros de grosor”, se lee en un comunicado publicado por la Universidad de Wits.

Unos investigadores trabajan en el yacimiento en el que fue localizada la pintura más antigua de la historia. /MAGNUS M. HAALAND (AP)

Además, la manera “abrupta” en que acaban las líneas en los márgenes de la piedra “sugiere que el dibujo se extendía originalmente sobre una superficie más larga”, y podría, por lo tanto, ser “más complejo” si pudiera contemplarse en su totalidad.

Las conclusiones de la investigación han sido publicadas en la revista científica de referencia Nature.

En la costa sur del país

En la cueva de Blombos, que está situada ante el océano Índico en la costa sur de Sudáfrica, los arqueólogos a cargo de la excavación han encontrado también otros restos que sugieren la existencia de “pensamiento simbólico” entre los homo sapiens de la época. Estos objetos son cuentas hechas con conchas marinas cubiertas de ocre y piezas de este mineral grabadas con diseños abstractos, algunos de los cuales recuerdan al diseño de la piedra en que se encontró el dibujo más antiguo conocido hasta ahora.

“Esto demuestra que los primeros homo sapiens en el Cabo meridional (la parte de Sudáfrica en que se encuentra la cueva de Blombos) utilizaban diferentes técnicas para producir signos similares sobre soportes diferentes”, ha explicado el profesor Henshilwood. “Esta observación apoya la hipótesis de que estos signos eran de naturaleza simbólica y representaban un aspecto fundamental del comportamiento propio del mundo moderno que tenían estos homo sapiens africanos, que son los ancestros de todos nosotros”.

Hasta el descubrimiento de la cueva de Blombos, las pinturas rupestres más antiguas de las que se sabía eran los dibujos sobre roca encontrados en cuevas españolas, concretamente las de Ardales (Málaga), La Pasiega (Cantabria) y Maltravieso (Cáceres). Estas pinturas rupestres tienen 64.000 millones de años y son obra de neandertales que habitaron entonces en la península. Las conclusiones de estos descubrimientos fueron publicadas en febrero pasado en la revista 'Science'.