Ir a contenido

Ceuta cierra una semana con seis intentos de asalto a la valla

EFE

Rafael Peña

La Ciudad Autónoma de Ceuta cierra una semana con hasta seis intentos de asaltos en grupo a la valla, que se han saldado con la entrada de 187 inmigrantes subsaharianos, todos ellos en un mismo intento.

La presión por los 8,2 kilómetros de perímetro fronterizo terrestre ha motivado que los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional se hayan tenido que desplegar en varias ocasiones tanto en la aduana del Tarajal como en alguna zona del vallado.

Además, la Delegación del Gobierno en Ceuta, en coordinación con las autoridades marroquíes, acordó el pasado día 9 cerrar durante una semana el tráfico de mercancías y de porteadores por la frontera del Tarajal, ante la presión migratoria que vive la zona.

Los seis intentos de entrada en grupo constituyen la mayor presión sufrida por Ceuta en una única semana, y habrían sido más, destacan fuentes policiales a Efe, si las autoridades marroquíes no contienen en su territorios a otros grupos que pretendían llegar al vallado.

Las intentonas de entrada comenzaron el lunes día 7, cuando 187 inmigrantes entraron a la carrera por el paso fronterizo del Tarajal. En ese episodio un agente de la Policía Nacional resultó herido con una fractura de tibia y peroné.

Veinticuatro horas después, otros 1.000 inmigrantes intentaron entrar en grupo por el vallado. Unos 300 llegaron a la valla, donde fueron rechazados por la Guardia Civil en la zona de Finca Berrocal.

Según los datos facilitados a Efe por el instituto armado, el día miércoles 9 más de 500 subsaharianos volvían a intentar entrar por la frontera a las once de la noche. Todos ellos fueron contenidos por las fuerzas marroquíes.

En la madrugada del 11 de agosto, otro grupo de unos 250 inmigrantes intentó sin éxito saltar el vallado por Finca Berrocal.

Ese mismo día se registraron otros dos intentos de entrada a la carrera: uno a las 21 horas protagonizado por unas 150 personas y otro a las 22.15 horas, con unos 400 inmigrantes implicados.

A medida que se iban repeliendo los intentos de asalto, las autoridades marroquíes iban formando grupos de subsaharianos que seguidamente eran subidos en furgones para alejarlos del perímetro fronterizo, donde se tiene constancia de la presencia en la zona de más de 500 personas.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta reconocen que los inmigrantes buscan nuevas zonas en cada intento de asalto al perímetro.

La Guardia Civil ha destacado que la presión migratoria por tierra ha coincidido esta semana con un descenso en el tránsito de embarcaciones tipo patera por la zona del Estrecho de Gibraltar, debido a la escasa actividad detectada estos días.

Los servicios de Salvamento Marítimo únicamente han registrado el rescate de dos pateras, ambas por la Salvamar Arcturus.

Una de ellas fue hallada con tres marroquíes a bordo el día 9, en una zona próxima a Valdevaqueros, en Tarifa (Cádiz); y otras dos, al día siguiente, con siete personas a una milla de Punta Paloma y otra con diez hombres a once millas de la costa tarifeña.

Toda esta situación ha repercutido en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que acoge a 250 personas más y se ha situado, en menos de una semana, por encima de los 800 residentes.

Desde el pasado mes de febrero la media era de 560 inmigrantes acogidos en las instalaciones, habilitadas para 512 plazas.